Mirador Virtual Mobile

ABOGADOS CELEBRARON SU DÍA CON UN ACTO CENTRAL EN LA FACULTAD DE DERECHO

Se llevó a cabo este miércoles el Acto Central del Día del Abogado, organizado conjuntamente entre el el Colegio de Abogados local y la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Tuvo lugar en el Aula Magna ubicada en 25 de Mayo 2855 y participaron autoridades, invitados especiales, colegiados y familiares.

Durante el mismo hicieron uso de la palabra el presidente del Colegio, Dr. Fabián Gerardo Portillo y la decana de la Facultad, María del Carmen Ortega.

Luego de la entrega de medallas a los colegiados que cumplen 30 y 50 años en el ejercicio de la profesión hablaron en representación de quienes recibieron su reconocimiento por los 30 años el Dr. Oscar Scarcella y por los 50 el Dr. Carlos Lascano. Finalmente actuó el Coro del Colegio que dirige el maestro Marcelo Sanjurjo.

Durante su discurso Portillo, después de agradecer la confianza que los colegiados le han depositado para continuar presidiendo la Institución por un nuevo período, señaló: “debo hacer una reflexión sobre la situación actual de la abogacía bonaerense, que está sufriendo constantes embates desde los distintos poderes públicos, lo cual demanda nuestra más férrea intervención y compromiso de defensa respecto de nuestros colegiados, ello conforme lo marca la Ley 5177.

A modo de ejemplo, puedo citar desde las situaciones acontecidas desde hace años en la ANSES, como las que actualmente acontecen y sufren los colegas, en las comisiones médicas.

En ambas reparticiones, los empleados –por orden de superiores- hacen todo lo posible por intentar eliminar y menoscabar la labor profesional, so pretexto de beneficiar a los particulares al brindárseles abogados gratuitos para el seguimiento de los trámites.

Nada más falso.

Tanto el sistema previsional a través del programa de reparación histórica como en las comisiones médicas a partir del mes de abril del corriente año, se han establecido procedimientos administrativos y mecanismos de atención tendientes a eliminar la labor profesional independiente, a reducir y hasta ridiculizar los emolumentos profesionales y a dejar en situación de desamparo a los particulares quienes a través de la promesa de contar con un abogado gratuito, carecen del asesoramiento jurídico necesario para la debida defensa de sus derechos, actuando los profesionales en listados como meros legitimadores legales de las actuaciones, pretendiendo así, el poder político evitar futuras nulidades y promoción de acciones judiciales, haciendo a la abogacía responsable de la mal llamada “industria del juicio”.

Asimismo, desde el poder judicial, también sufrimos nuevos embates. No hace mucho tiempo atrás, el Fallo “Isla” ordenaba aplicar una tasa de interés de actualización de honorarios inferior a la establecida legalmente.

En el orden local, muchas veces debemos recurrir los honorarios regulados en forma absurda por debajo de la escala mínima, como así también vemos vapuleada la retribución de los abogados especializados en mediación.

Párrafo aparte merece el reciente embate propinado a la abogacía por parte de la Sala Primera de la Cámara Segunda de Apelaciones de La Plata en la causa: 123674), en la cual se declaró la inconstitucionalidad parcial del art. 16 de la ley 14967, en cuanto determina como incurso en falta, en los términos de la Ley de Enjuiciamiento N°13661, al juez que regulare honorarios por debajo de los mínimos establecidos en la norma. Debo recordar que no fue el colproba el que proyecto este artículo a la nueva ley, lo fue un grupo minoritario de legisladores que pretendían planchar, porque así lo dijeron la nueva ley arancelaria.-

El fallo primera lectura causo asombro e indignación, no es posible comprender como muchos de los colegas que hasta ayer estaban de éste lado del mostrador hoy estén tan lejos, tan desacertados y tan apartados de lo que ellos eran, en algunos casos…hasta hace un rato nada más.

Ese reciente fallo de la Cámara Civil y Comercial de la Plata, ha puesto nuevamente en tela de juicio la calidad institucional de la Justicia de la Provincia de Buenos Aires.

El fallo contiene innumerables desaciertos y pone una vez más en tela de juicio la calidad técnica de los jueces actuales, pero especialmente, su marcada falta de respeto a las instituciones republicanas.

El control judicial no puede, so pena de violar la división de poderes, apreciar o valorar la conveniencia o inconveniencia, error o acierto, oportunidad o inoportunidad con la que los otros poderes del Estado ejercen sus funciones propias, y escogen los medios para cumplirlas. En este caso, la declaración de inconstitucionalidad, y posterior regulación por debajo de los mínimos impuestos legalmente, conllevó a sustituir en forma inadmisible, la voluntad del poder legislativo por la del poder judicial, lo cual de manera alguna podemos ni debemos aceptar.

Desde la entrada en vigencia de la nueva normativa ya desde su artículo 1º queda por demás claro el carácter de orden público que tienen las normas vinculadas a los aranceles profesionales, su carácter alimentario, la autonomía de la provincia de Buenos Aires y la aplicación excluyente de cualquier otra norma, en razón de la importancia de la función del abogado para el correcto funcionamiento de la Administración de Justicia.

Nada de ello ha sido respetado por los Camaristas de La Plata y más grave entiendo es aún la cuestión, cuando han declarado la inconstitucionalidad de oficio y fuera de los límites de la competencia de la Cámara, dado que al Juez de Primera Instancia no le fue sometida la cuestión y ha sido dictada en abstracto. Todo evidentemente y sencillamente podría resumirse como un disparate jurídico.

Para conocimiento de los colegas, el Consejo Superior votó por unanimidad realizar la denuncia y avanzar con el jury de enjuiciamiento de estos Magistrados que le tienen MIEDO A LA LEY.-

Los abogados que ejercemos en forma liberal, si bien tenemos inquietudes, diferencias y discrepancias con el poder judicial y consideramos injustas muchas situaciones, en muchos casos, las terminamos por aceptar, a modo de ejemplo podría citar que los magistrados no pagan Impuesto a las Ganancias, que su régimen de licencias es escandaloso por lo desigual con la actividad privada, que nadie controla sus horarios de trabajo y se escandalizan cuando alguien sugiere -que en general- trabajan poco y mal.

En muchas ocasiones alegan quedarse hasta después del horario de atención al público, cuando sabemos y vemos que después de las 14:00, los tribunales están desiertos.

No obstante ello, debo aclarar, hay excepciones, pero las mismas no hacen sino más que confirmar la regla.

Es más preocupante aún, que los funcionarios y magistrados solicitan actualizaciones salariales con motivo de la inflación, pero luego, niegan la misma a los abogados y a la sociedad en cuanto a su propia existencia, ya que ordenan pagar tasas de interés negativas con relación a la inflación real, confiscando de esa manera el patrimonio de los justiciables a quienes deberían “proteger”

Por otra parte, con la implementación en forma obligatoria del sistema de notificaciones y presentaciones electrónicas, que ha obligado a los letrados a tener que invertir dinero en nuevos equipamientos informáticos, a capacitarse en áreas auxiliares pero no propias de su profesión, y a partir de la entrada en vigencia del Acuerdo 3886, a realizar tareas que antes eran efectuadas por los propios empleados judiciales, por lo que desde la colegiación ya solicitamos la reforma de la citada normativa, en protección de nuestra actividad profesional.

Colegiados que recibieron medalla de 30 años

Longy, Daniel Alberto; Morros, Abel Hipolito; Gutierrez, Roberto Hector; Carna, Carlos Alberto; Kot, Alicia Beatriz; Vekselman, Betina Andrea; Lopez, Maria Sofia; Barrau, Maria; Siclari, Julian Rene; Limardo, Fabiana Alejandra; Racciatti, Claudia Sandra; O’brien, Juan Carlos; Puccetti, Elda Fabiola; Montpellier, Paula; Iriarte, Claudio Oscar; Aguirre, Florencia Carolina; Perez, Maria Guillermina; Pereyra, Maria Sandra; Colantonio, Maria Monica; Maschio, Maria Eloisa; Prusso, Guillermo Esteban; Cocetta, Dario Alejandro; Bustamante, Nestor Miguel; Scarcella, Oscar Alejandro; Raynoldi, Andrea; Cioffi, Fabian Osmar; Figuerola, Melchor Ernesto; Del Giovannino, Luis Gerardo; Delbasto, Graciela Juana; Arolas, Eduardo Enrique; Resch, Gloria Andrea; Bernal, Marcela Paulina; Misino, Maria Silvia; Martino, Hilda Teresa;

Casella, Carlos Jose; Zampini, Maria Beatriz; Surballe, Graciela Blanca Elena;

Sarlo, Maria Del Carmen; Teixido, Marcelo Roberto; Gentile, Pablo Javier; Orellana, Alicia; De La Canal, Silvia; Reutemann, Ana Maria; Isi, Maria Beatriz;

Carmona, Carlos Rafael; Caballe, Marta; Becerra, Nura Elis; Gonzalez, Gustavo Benito: Cerrotta, Alfredo Rafael; Romero, Monica Beatriz; Cascallar, Graciela; Mendez, Acosta Fernando Jose; Dell’acqua, Maria Virginia; Rotonda, Adriana Esther; Gerez, Ruben Daniel; Viñas, Esteban Ignacio; Amavet, Eduardo; Ventura, Nora Ana; Soumoulou, Pablo Hernan; Nicora, Guillermo Enrique; Gonzalez, Silvia; Fernandez, Ana Maria; Lombardi, Maria Gabriela; Anton, Laura Gabriela; Adler, Daniel Eduardo; Moreno Dubois, Laura Cecilia;

Gimenez, Ortiz De Rozas Ana Maria Agustina; Frisione, Marcela Maria y Mendez, Alfredo Eduardo

Colegiados que recibieron medalla de 50 años

Acuña, Juan Carlos Antonio; Alonso, Hugo Alberto; Anaya De Batista, Ester Veronica; Cañon, Carlos Lorenzo; Capurro De De Vedia, Ana Maria; Galatro, Cecilia Ines; Gonzalez, Hilda Leonor; Lascano, Carlos Saturnino; Queijeiro, Susana Haydee; Ortells, Mario Gabino; Salgado, Horacio Alberto; Valzacchi, Nelida Alicia; Triguero, Ines Delia; Etchegaray, Humberto Agustin; Duc, Jorge Osvaldo; Jeanneret, Francisco Mario; Franco, Adriana y De La Plaza, Laura

Las celebraciones continuarán el viernes a las 21 con la Fiesta del día del Abogado en Playa Grande, y los interesados en participar podrán adquirir las tarjetas en la sede institucional Finalmente el domingo 2 de septiembre a las 10 se oficiará la Misa homenaje a los abogados fallecidos en la Parroquia San Carlos Borromeo, ubicada en Juan B. Justo 2098.

Comentarios

comentarios