Mirador Virtual Mobile

Alvarado tuvo una tarde perfecta en el Minella

Mejor no podía salir el debut como local en la temporada para Alvarado. Día fresco pero soleado, mucho color, mucha gente y un equipo que estuvo a la altura de las circunstancias, jugó su mejor partido y se despachó con un categórico 4 a 0 sobre Rivadavia de Lincoln, con una soberbia actuación colectiva y muchos puntos altos individualmente. Dos goles de Susvielles, uno de Martínez y el restante de Compagnucci, desataron la fiesta albiazul en el José María Minella.

Fue una tarde a pedir de Alvarado. Un gol casi desde el vestuario para desterrar la presión y la ansiedad, otro enseguida para llevar más tranquilidad y, después, una actuación convincente, sólida en el fondo y de alto vuelo de mitad de cancha en adelante. Si en el debe se puede ver la falta de contundencia, aún en un 4 a 0, eso habla de la profundidad que tuvo el equipo y la cantidad de situaciones de gol que generó.

De arranque, Escott mostró que no le pesaba jugar en el Minella. La agarró, amagó para un lado, salió para el otro y sacó un centro bárbaro para un mejor anticipo de Joaquín Susvielles que abrió el marcador a los 30″. Había gente que todavía estaba entrando y veía como el resto de la multitud ya festejaba el primer gol. Es más, todavía muchos no se habían terminado de acomodar, cuando Gastón Martínez capturó un rebote en su cabeza luego que Starópolis despejara con los puños un córner cerrado de Molina y, desde el piso, metió el zurdazo para darle ventaja de dos a los 5′.

Con esa diferencia, fue todo tranquilidad. Ayudó para que los del medio jugaran todavía más, Ceballos como enlace, con Compagnucci y Molina por las bandas, Escott por todo el frente de ataque y Susvielles como referencia, se hicieron un «festín» de mitad de cancha hacia arriba, con muchos toques, buena circulación y precisión en velocidad. Atrás, Damián Luengo era el equilibrio, manejó los tiempos y fue el balance del equipo. La defensa estuvo firme, con Martínez como abanderado, desactivando las dos o tres intenciones de ataque de Rivadavia. En el fondo, casi sin trabajo, estuvo Mauro Beltramella, que brindó seguridad bajo los tres palos.

Por eso, el resto de la etapa, fue todo del «torito», al que sólo le faltó la puntada final. Lo tuvo Ceballos dos veces, Compagnucci otras tantas, Escott, Molina desde afuera y Compagnucci, pero por Starópolis o la falta de definición, Alvarado se fue envuelto en una ovación 2 a 0 al vestuario. La única mancha, fue la última pelota de la etapa, cuando se perdió a Perujo desntro del área en un córner y, por suerte, el «7» remató alto, cuando estaba en absoluta libertad.

La ilusión de Rivadavia de ir por la «hazaña», duró poco. Esos cinco minutos en los que estuvieron 11 contra 11, que Casimiro mostró amor propio para ir hacia delante y hasta probó a Beltramella desde afuera, pero con la expulsión de Campos, se desmoronó por completo. Y Alvarado, sin urgencias, volvió a tomar el control, manejó más la pelota y cuando encontró el hueco aceleró.

Así, otra vez pudo estirar la diferencia. El exarquero de Aldosivi ya era la figura de la visita y volvió a amargar a Compagnucci primero y a Susvielles en dos oportunidades, sacándole primero del pie y después de la cabeza, dos centros que iban directo a su ubicación para facturar. Ramiro Jorge también tuvo la suya tras un córner que bajó el «9», pero la pelota le quedó muy alta y la tiró a la tribuna de zurda.

El golpe de nock out, llegó a los 21′, y fue una joya. Gabriel Compagnucci terminó lo que fue una buena jugada que empezó Molina por izquierda, que siguió Susvielles por adentro y que «Gabi» cerró con una definición exquisita, sin recorrido del pie, acomodándola por encima de Starópolis que fue un espectador de lujo y la vio caer en el fondo del arco.

El resto estuvo demás. Sirvió para que la gente disfrutara en la tribuna, para que Botella le dé algunos minutos a Wilson Albarracín tras su lesión y para que Joaquín Susvielles le ponga el broche de oro a una jornada perfecta y empujara una gran acción de Sebastián Corti por la derecha.

4 a 0, fiesta en el Minella y objetivo cumplido. El debut soñado como local, primer triunfo en la temporada y tres puntos de oro para acomodarse en la tabla de posiciones, y sobre todo, para mostrar parte del repertorio de lo que este equipo puede dar.

Síntesis

Alvarado (4): Mauro Beltramella; Sebastián Corti, Ramiro Jorge, Gastón Martínez y Fernando Ponce; Gabriel Compagnucci, Damián Luengo y Francisco Molina; Patricio Escott y Joaquín Susvielles. DT: Duilio Botella.

Cambios: 26′ Wilson Albarracín y Nicolás Fassino por Escott y Ceballos, y 37′ Juan Gáspari por Compagnucci.

Rivadavia (Lincoln) (0): Agustín Starópolis; Brian Campos, Joaquín Colapietro, Cristian Lúquez y Lucas Macías; Pablo Labbate, Esteban Castaño y Facundo Graziano; Mauro Gamarra; Emiliano Perujo y Franco Casimiro. DT: Fabio Schiavi.

Cambios: 23′ Eric Véliz y José Paradela por Graciano y Gamarra, 31′ Luciano Araya Pérez por Perujo.

Goles: PT 30″ Susvielles (A), 5′ Martínez (A); ST 21′ Compagnucci (A) y 45′ Susvielles (A)
Incidencias: ST 5′ expulsado Campos (R)
Árbitro: Nazareno Arasa, de Rosario.
Estadio: José María Minella.

Otros resultados
Belgrano (Santa Rosa) 2 – Defensores de Belgrano (VR) 1
Agropecuario (Carlos Casares) 0 – Ferro de Pico 0 (en juego)

Posiciones
Belgrano…5
Agropecuario…5
Alvarado…4
Ferro…3
Defensores de Belgrano…2
Rivadavia…2

Fotos: Florencia Arroyos / Prensa Club Alvarado

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta