Mirador Virtual Mobile

Cáritas rindió cuentas de su Colecta Anual 2018

En el día de la solidaridad, y en comunión con Cáritas Nacional, Cáritas Mar del Plata informó que la Colecta Anual 2018, recaudó en nuestra diócesis un total de $ 1.704.849, lo que representa un incremento de un 8,4% respecto del año anterior.
«Como informamos oportunamente, el tercio de esta colecta correspondiente a Cáritas Mar del Plata, será destinado en su totalidad al sostenimiento del Hogar “Nazaret”, para personas en situación de calle, cuyas puertas están abiertas de modo ininterrumpido desde el 10 de diciembre de 2007, y aloja hasta de 60 personas (50 hombres y 10 mujeres) por día. Cada uno de los huéspedes del Hogar recibe merienda, cena y desayuno. También tiene la posibilidad de asearse, lavar su ropa y proveerse de vestimenta adecuada. Además, el Hogar cuenta con un servicio de profesionales (trabajadora social, psicóloga y médica psiquiatra voluntaria) que, junto con el acompañamiento humano y cristiano, se proponen lograr la reinserción familiar, laboral y social de los huéspedes», manifestaron en un comunicado.
«Asimismo, Cáritas diocesana sigue llevando adelante distintos programas vinculados a viviendas, economía social, adicciones, educación, ayuda inmediata, etc.
Queremos reiterar nuestro agradecimiento a todas las personas, familias, instituciones y empresas que, a pesar de las dificultades económicas que todos conocemos, han realizado su generoso aporte en esta Colecta. Nos alegra profundamente que se hayan abierto a nuestra propuesta: LA SOLIDARIDAD EMPIEZA POR DAR. Los animamos a seguir compartiendo la vida y los bienes para mejorar las condiciones de vida de nuestros hermanos más pobres.
También expresamos nuestro reconocimiento por la disponibilidad de los medios de comunicación para difundir la Colecta. Gracias a ello, son muchos los que se han enterado y colaborado con Cáritas. Y especialmente nuestra gratitud a todos los voluntarios que han animado con compromiso y creatividad esta Colecta, y que cotidianamente, desde las Cáritas parroquiales, acompañan el caminar sufriente de las personas y familias con menos oportunidades despertando nuevas esperanzas», concluyeron desde la organización.

Obispo: «Recen por mí, para que sea fiel al ministerio que el Señor me ha llamado»

Ayer por la tarde, monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata presidió la eucaristía en acción de gracias por el primer aniversario de su ordenación episcopal y toma de posesión de la diócesis de Mar del Plata. Lo hizo en la Catedral de Mar del Plata, junto a algunos sacerdotes, diáconos y seminaristas, sus padres y familia, y decenas de fieles que se acercaron a compartir con él este día especial. Durante la misa también se rezó por el alma del querido padre Ricardo Delorenzo, al cumplirse también el primer aniversario de su partida a la Casa del Padre.

«Al hacer junto con ustedes queridos hermanos en esta misa, esta profesión de fe de Jesús que tiene palabras de Vida Eterna, al cumplir un año de ordenación episcopal, me viene a la mente el lema que elegí, ‘Cristo es nuestra paz’, el que tiene palabra de Vida Eterna, el Santo de Dios, el Salvador, el Mesías aquel al que tenemos que siempre ir y volver, es Cristo, que es nuestra paz», dijo en su homilía el obispo.

«Que lo podamos vivir como comunidad cristiana católica, que lo podamos vivir cada uno en nuestra vocación específica, que lo pueda vivir yo como padre, hermano y amigo como pastor y obispo de la Iglesia particular de Mar del Plata, cuyo sentido esencial de mi vocación es ser testigo de Jesús, testigo de la resurrección del Señor, del amor de la resurrección del Señor. Cada tarea, trabajo, recorrida, compromiso y contacto con cualquier grupo católico o los que no son de la Iglesia y que reclaman la presencia del obispo, tiene que estar marcado por este tercer punto: Jesús el Santo de Dios, el Mesías, el Salvador, el que es nuestra Paz; de Él queridos hermanos de mi humana debilidad, soy testigo como sucesor de de los apóstoles, de su Muerte y Resurección», expresó monseñor Gabriel.

«Eso quiero seguir siendo en la Iglesia Particular de Mar del Plata, sostenido por la oración y el trabajo de todos ustedes, los que pudieron venir laicos, familias, sacerdotes y diáconos, seminaristas, comunidad de la Catedral y de otros lugares; y los muchos que a lo largo del día de hoy y ayer se han hecho presentes con las oraciones, mensajes, mails, whatsapp, demostrando de corazón la fidelidad a Cristo en la figura del padre y pastor de la comunidad que es el obispo. Les sigo pidiendo de corazón, que recen por mí, para que sea fiel al ministerio que el Señor me ha llamado y que por sobre todas las cosas sea testigo de la resurrección y anuncie siempre, sin miedo con fidelidad y profunda convicción que Cristo es nuestra paz», concluyó Mestre.

Comentarios

comentarios