Mirador Virtual Mobile

Causa CNU: empezó el primer juicio a civiles por delitos de lesa humanidad

Once integrantes de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), entre ellos el exfiscal Gustavo Demarchi, comenzaron a ser juzgados por crímenes cometidos antes del golpe de Estado de 1976.

Los jueces Víctor Bianco, Elvio Osores Soler y Luis Imas empezaron a juzgar esta mañana a once integrantes de la agrupación de ultraderecha CNU (Concentración Nacional Universitaria), implicados en crímenes de lesa humanidad cometidos en la ciudad entre marzo de 1975 y febero de 1976. Se prevén dos audiencias por semana y la participación de unos 200 testigos.

El juicio se centra en la revancha criminal que llevó adelante la CNU para vengar la muerte de su líder, Ernesto Piantoni, que fue bautizada como “cinco por uno”. La serie de asesinatos, que terminó con la vida de cinco militantes y ex militantes políticos de distintas fuerzas, fue el inicio de una seguidilla de muertes que incluyó a otras tres personas en abril y mayo de 1975.
La acusación es contra los once imputados es por haber conformado una asociación ilícita que fue encabezada por el exfiscal Gustavo Demarchi y cuyo objetivo era eliminar a integrantes de las agrupaciones revolucionarias del peronismo.

Por los homicidios que cometió la CNU deberán responder además de Gustavo Demarchi, Mario Ernesto Durquet, Raúl Rogelio Moleón, Juan Pedro Asaro, Raúl Viglizzo y Fernando Alberto Otero. Por su parte, Marcelo Arenaza, José Luis Granel, Luis Roberto Coronel, Roberto Alejandro Justel y Juan Carlos Asaro están procesados sólo por el delito de asociación ilícita.
A Piantoni lo mataron el 20 de marzo de 1975 en una operación de Montoneros. Poco después, durante la noche del velorio -coinciden los testigos y lo subrayó la elevación a juicio-se decidió la serie de crímenes a cometer.

Según las crónicas de la época, de la casa salieron varios autos con hombres armados, algunos integraban las patotas de la Triple A en La Plata y Capital Federal. Primero pararon en la casa de la familia Videla. Allí mataron a Enrique Elizagaray, a uno de los referentes de la Juventud Universitaria Peronista, a su tío Jorge Enrique Videla, y a sus primos Guillermo Enrique y Jorge Lisandro Videla, todos militantes de la tendencia revolucionaria. Luego, fueron a buscar a Bernardo Alberto Goldemberg, médico que había llegado de La Plata para instalarse en la ciudad junto a su familia. Todos los cuerpos aparecieron brutalmente acribillados.

Además se juzgarán a los responsables de los asesinatos del militante de la JP, el contador público Daniel Gasparri y de su amigo Jorge Alberto Stoppani. Sus cuerpos aparecieron el 25 de abril de 1975. Gasparri fue hallado calcinado dentro de su auto, mientras que Stoppani se encontraba a unos metros y con innumerables heridas de bala.
La madrugada del 9 de mayo de 1975, la decana de la Facultad de Humanidades, María del Carmen “Coca” Maggi fue secuestrada por un grupo de la CNU. La causa fue archivada a los pocos días por el entonces fiscal Demarchi. Un día antes del golpe de Estado de marzo de 1976, el cuerpo de Maggi apareció en inmediaciones de la laguna de Mar Chiquita. El expediente nunca fue reabierto.

Durante el juicio el Ministerio Público Fiscal estará representado por el fiscal de Distrito Daniel Adler, la fiscal federal de primera instancia Laura Mazzaferri y la fiscal ad hoc Eugenia Montero, en reemplazo de Juan Manuel Pettigiani, quien se excusó de intervenir en la causa.

La autodefensa

La semana pasada, durante la audiencia preliminar, Demarchi –señalado como el líder de la CNU e imputado de los delitos de asociación ilícita y coautor de seis homicidios- pidió ejercer su propia defensa en juicio. Su planteo fue aceptado por el tribunal y fue apelado por la Fiscalía ante la Cámara de Casación.

Para la Fiscalía, que Demarchi sea imputado y defensor a la vez pondría en situación de “revictimización” a muchos de los perseguidos políticos y familiares de los asesinados que deberán acudir como testigos.

Fuente: El Argentino

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta