Mirador Virtual Mobile

Cepo a los despidos: se adelantan vacaciones y se reparten suspensiones

Sueldos en cuotas, empresas que trabajan solo tres días por semana en la industria textil, conservas y limpieza. Autopartismo y construcción, en riesgo

Además de la negociación por el bono de fin de año, la mesa de diálogo entre
gremios y cámaras auspiciada por el Gobierno trabajó en un punto
clave: evitar los despidos. El trasfondo de esa decisión, en
tanto, aumentará la cantidad de suspensiones, según advierten los
sindicatos. Lo reconocen también los empresarios. La idea es socializar la
caída de la actividad y del empleo, en un contexto donde cada vez hay
más firmas que trabajan a media marcha.

«Hay empresas que trabajan solo tres días de la semana», ejemplificó
el titular de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo. Los textiles son
un ejemplo de esa caída. Hoy esas fábricas funcionan al 50% de
capacidad instalada. Es decir, la mitad de sus máquinas están paradas.
Esta semana se conocieron los nuevos datos
de producción industrial y construcción.
El Indec marcó una caída del 11,5%
para la actividad fabril en
septiembre. Para la construcción, la
baja fue del 4,2%, la caída más fuerte
desde junio de 2002.

Algo de lo que les pidió el Gobierno a las partes es que, antes de
despedir, lo informen a Trabajo, con diez días de anticipación, para
buscar una alternativa. Pero también le dijeron a los empresarios que
se repartan las horas de trabajo entre la plantilla.

«Tenemos cientos de empresas que están pagando en cuotas los
sueldos ya, la mayoría del sector industrial (textiles, calzado), todo lo que
tenga que ver con productos frescos, lo que se provee en el supermercado,
están todos en la lona. Hay muchas empresas que están trabajando de lunes a
jueves», reconoció el abogado laboralista Julián De Diego.

Los sectores más golpeados por la apertura de las importaciones que llegó con
el cambio de Gobierno son los precursores en estas medidas. «En el rubro
indumentaria, producción de telas, toda la industria textil, enlatados,
conservas, artículos de limpieza, están trabajando cuatro días, paran viernes,
sábado y domingo. O trabajan de lunes a miércoles, o de martes a jueves, y
lunes y viernes no trabajan junto con el fin de semana», detalló el
representante de las firmas.

«Eso es una suspensión. Aunque se lo haga aparecer como una reducción de la
jornada, porque la gente cobra en proporción a lo que trabajó. No cobran todo
el sueldo. Esto se empezó a dar a partir de mitad de año. Yva a recrudecer a
fin de año», advirtió De Diego.

Para el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, las decisiones
surgieron de «una reunión de recuperación del diálogo con la CGT y
de los sectores empresariales que hacía meses estaba cortado».
«Aunque se lo haga aparecer como
reducción de jornada, es una suspensión».Vacaciones.

Uno de los recursos habituales son las paradas de planta y las
vacaciones anticipadas. Para los empresarios, será muy difícil pasar el
verano. «Hay empresas que están dando vacaciones anticipadas,
entre octubre y diciembre», indicó De Diego.

“Hay empresas que se encaminan a un concurso”, dijo el titular de la Cámara
de la Construcción, Gustavo Weiss. “En nuestro rubro, las obras se hacen o se
paran. No existe trabajar a media marcha. Y la tendencia lamentablemente es
ésa, cada vez más empresas con procedimientos de crisis”, explicó a PERFIL.
Autos. Uno de los rubros donde abundan las suspensiones es el automotor.
Ahí, según los datos de Smata, el gremio del sector, ya hay 7 mil
suspensiones, pero se pueden «multiplicar por dos o tres si esto
sigue así», según dijo su titular, Ricardo Pignanelli.

Esta semana, en una reunión de empresarios del sector en el marco de
Automechanika, se señaló que la gran mayoría de los autopartistas están
complicados por la caída de actividad y los insumos dolarizados. Smata aplica
cada trimestre la inflación del trimestre vencido y hoy tememos por la
sustentabilidad de ese sistema, más la carga impositiva brutal”, señaló Pablo
Plesko, de Magna Seating. “Los autopartistas adentro del convenio tienen un
sistema de suspensiones, entonces pueden desafectar al personal sin
demasiado trámite”, explicó De Diego.

El abogado laboralista, Julián de Diego, advirtió que el Gobierno “no cuenta
con las atribuciones” para sacar un decreto y obligar a las empresas a pagar
un bono de $ 5 mil a los trabajadores del sector privado.
El letrado explicó a PERFIL que “el Poder Ejecutivo no tiene atribuciones
para fijar el bono como obligatorio, porque no cuenta con la ley de
Emergencia Económica que tenía el gobierno de Kirchner, por lo tanto no
posee facultades de imponerle (a la empresa) que pague $ 5 mil a nadie”.
Para el abogado de la UIA, Daniel Funes de Rioja, el decreto
“https://www.perfil.com/tags/-Juli%C3%A1n-De-Diego”. Hay empresarios
que advierten del riesgo de juicios si no se paga.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, aseguró ayer que “esta
semana saldrá el decreto que instrumenta el bono” y ratificó que será “no
remunerativo de hasta $ 5 mil pagado en dos veces”.
Consultado por el pedido de algunos sectores industriales de que esa suma sea
considerada a cuenta de futuros aumentos salariales, el funcionario dijo en
declaraciones radiales que «eso va a depender de cada una de las
negociaciones que se lleven adelante».

Tras acordarse el bono, la CGT desactivó la amenaza de convocar a un paro de
actividades en la última semana de noviembre, cuando se haga la cumbre de
presidentes del G20.

Fuente: Perfil

Comentarios

comentarios