Mirador Virtual Mobile

¿Cómo reducir el tiempo de los niños con las pantallas? El primer paso es de los padres

Los adultos deben enfrentar el doble desafío de regular el uso de los dispositivos electrónicos que tienen sus hijos y sostener un equilibrio en la exigencia diaria por estar siempre conectados en todo momento; la opinión de los especialistas con consejos para alcanzar los mejores hábitos

Los padres a veces son culpables, directa o indirectamente, de que sus hijos se obsesionen con la tecnología, como los videojuegos y mensajes de texto, en vez de interactuar con el mundo y las personas que les rodean. Y tal y como se mencionó en la primera columna de esta serie, una sobrecarga digital puede perjudicar el crecimiento social, emocional e intelectual de un niño.

Esta conclusión ha llevado a muchos expertos a sugerir a los padres maneras de prevenir o rectificar estos problemas antes de que ocurra el daño.

“Esto se puede solucionar”, dice Catherine Steiner-Adair, psicóloga afiliada a Harvard. “Y cuanto antes, mejor”.

Tal y como la terapeuta familar Susan Stiffelman publica en The Huffington Post: los padres de hoy no están preparados para hacer frente al “intenso atractivo” del mundo digital. “Como padres, tenemos una oportunidad de guiar a nuestros hijos a aprender hábitos que les ayuden a hacer uso de este mundo, sin ser tragados por él”, escribe Stiffelman.

Dos expertos de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Steven Gortmaker y Kaley Skapinsky, ofrecen una guía gratuita, “Outsmarting the Smart Screens: A Parent’s Guide to the Tools That Are Here to Help” (Cómo ser más inteligente que las pantallas inteligentes: Una guía para padres, con herramientas útiles), y también actividades saludables para contrarrestar el uso excesivo de la pantalla. Los niños no deberían tener teléfonos móviles propios ni televisores en sus habitaciones, mantienen estos expertos, y añaden que incluso en la adolescencia aún no es tarde para establecer límites razonables de tiempo frente a los dispositivos.

La Dra. Steiner-Adair, autora de “The Big Disconnect: Protecting Childhood and Family Relationships in the Digital Age” (La gran desconexión: Protección de la infancia y relaciones familiares en la era digital) citó dos comportamientos parentales comunes que pueden influenciar la tendencia de un niño a abusar de los dispositivos electrónicos. Algunos padres están continuamente pegados a sus dispositivos, respondiendo cada vez que suenan sus teléfonos y tabletas o recibiendo y enviando mensajes. Otros padres son incapaces de establecer y aplicar normas apropiadas para el uso de estas tecnologías para sus hijos.

Los niños aprenden con el ejemplo, y a menudo copian el comportamiento de los adultos. Con frecuencia veo niños en coches o caminando con un padre o niñera que está escribiendo o mandando mensajes con su teléfono móvil en vez de conversar con el niño. Steiner-Adair dice que los padres deberían pensarlo dos veces antes de utilizar sus dispositivos móviles en presencia de sus hijos. También sugiere a los padres revisar sus correos electrónicos antes de que se levanten los niños, mientras están en el colegio o después de que se acuesten.

Una niña de los 1000 niños que entrevistó para preparar su libro dijo: “Siento que soy aburrida porque mi papá contestará a cualquier mensaje, cualquier llamada a cualquier hora, incluso cuando estamos esquiando.” La niña, de 4 años, llamó al dispositivo de su padre un “teléfono estúpido.”

La Dra. Jenny S. Radesky, pediatra del Centro Médico de Boston, quien junto a dos compañeros observó 55 grupos de padres e hijos en restaurantes de comida rápida, notó que 40 de los adultos inmediatamente sacaron dispositivos móviles y los usaron durante la comida. A menudo les prestaban más atención a ellos que a los niños.

Los investigadores también descubrieron que cuando los padres estaban absortos con sus dispositivos, los niños eran más propensos a comportarse mal, al parecer en un intento de llamar la atención de sus padres.

La Dra. Steiner-Adair está especialmente preocupada por la total falta de atención de los padres hacia sus hijos “en momentos críticos del día, como cuando los niños van y vienen del colegio. Esta debería ser una zona libre de móviles para todo el mundo, sin Bluetooth para padres o dispositivos para niños. El momento de recoger a los niños del colegio es un tiempo muy importante para ellos y para que te cuenten cómo ha ido el día. Los padres no deberían poder decir: Espera un momento, tengo que terminar esta llamada”.

Steiner-Adair atribuye un reciente aumento del 20 por ciento de lesiones que terminan en salas de urgencias de pediatría a una falta de atención de los cuidadores de niños y bebés en la bañera y en los parques. “Tu reacción y atención no es la misma cuando estás escribiendo o hablando por teléfono,” dice.

Stiffelman dice que los intentos por cambiar el comportamiento digital pueden enfrentar cierta resistencia. Pero dice que lo importante es no tener miedo, ser decisivo y evitar las negociaciones.

“Los niños se convierten en adultos fuertes a través de pequeñas desilusiones. No importa si tu hijo se vuelve loco, se aburre o se pone nervioso porque no sabe que estan haciendo sus amigos en línea” dice la doctora.

Ella y otros expertos instan a los padres a establecer horarios libres de dispositivos durante el día, como la primera hora después del colegio y una hora antes de acostarse. Tampoco se deberían permitir los teléfonos móviles y tabletas en la mesa.

Según la guía de Harvard, controlar el tiempo que los niños pasan en con elementos es responsabilidad de los padres: “Como los dispositivos se pueden encender en cualquier momento, el rol de los padres es supervisar su uso, controlar el tiempo y luego asegurarse de que se están siguiendo las reglas acordadas.”.
Fuente: Diario de Cultura

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta