Mirador Virtual Mobile

Condenado a 11 años de prisión por un secuestro extorsivo

Acosta fue detenido después de acudir a la casa de la víctima en busca del dinero entregado por la familia a modo de rescate. Al comprenderse otras dos penas dictadas por la Justicia Provincial por el delito de robo, se le impuso una pena única de 11 años.

Con la actuación de Pablo Larriera como fiscal ante el Tribunal Oral Federal, este martes fue condenado Marcelo Luis Acosta a diez años de prisión por el delito de secuestro extorsivo agravado –que se eleva a 11 como pena única comprensiva de las impuestas por la Justicia provincial por el delito de robo agravado-, en el caso que tuvo como víctima, en mayo de 2013, a un empresario de la ciudad.

El Ministerio Publico Fiscal había solicitado en su alegato una pena de once por el delito del secuestro extorsivo agravado, y una pena única de doce años, comprensiva de las penas impuestas por el Juzgado en lo Correccional N°4 y el Tribunal Oral en lo Criminal N°3. Además, había requerido el decomiso de la totalidad de los efectos secuestrados y de la motocicleta en la que se movilizaba Acosta, por entender que ha servido para cometer el delito.

Durante el debate, además de la declaración de las víctimas, resultó importante la exhibición de las filmaciones obtenidas de la cámara de seguridad de la cochera en donde interceptaron a las víctimas, y donde el Tribunal –integrado por los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Néstor Parra- pudo observar el modus operandi de la banda.

EL HECHO

El 6 de mayo del 2013, cerca de la medianoche, al menos cinco personas, entre las que se encontraba el imputado, mediante plan previo y distribución de roles, procedieron a abordar y privar de la libertad al empresario –que había ido a guardar  su automóvil- y a un empleado de la cochera situada en Córdoba y Azcuénaga, para luego exigir un rescate económico.

Cuatro de ellos se trasladaban a bordo de una camioneta utilitaria Fiat Fiorino, que había sido sustraída horas antes en Bolívar y España. Al ingresar a la cochera, armados, golpearon al empleado y le robaron sus pertenencias. Aguardaron unos minutos el arribo del empresario, lo apuntaron con armas de fuego y lo obligaron a subir en la parte trasera del automóvil junto al trabajador.

Una vez a bordo, le exigieron comunicarse por celular al teléfono fijo de su casa para exigir el pago de un rescate. La víctima le dijo a su familia que tomen el dinero y objetos de valor que había en la vivienda, los pongan en una bolsa y la saquen al tacho de basura de la vereda.

Luego de hacerse de una importante suma de dinero, algunas alhajas y elementos electrónicos, y tras una trunca exigencia de mayor cantidad de dinero, los delincuentes liberaron a las víctimas momentos después en las cercanías del paraje  “el Boquerón”. La camioneta Fiorino fue abandonada luego y prendida fuego.

Particularmente, Acosta era el encargado del cobro del rescate, para lo cual se trasladaba a bordo de una motocicleta junto a otro concausa menor de edad. Ambos fueron observados por personal policial instantes después de haber pasado por la casa de la víctima para hacerse del dinero exigido, y detenidos luego de una persecución en la intersección de las calles Guanahani y Florencio Sánchez.

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta