Mirador Virtual Mobile

Cuadernos: un empresario marplatense se convirtió en arrepentido

Se trata de Patricio Gerbi, de la empresa Coarco, firma que construyó, por ejemplo, la Terminal de Cruceros. Será imputado colaborador, junto a dos empresarios más que hoy se presentaron en la justicia.

El empresario marplatense Patricio Gerbi, encargado de la empresa constructora Coarco, se convirtió este miércoles en un nuevo arrepentido en la causa de “Los Cuadernos de las Coimas”, al presentarse en el juzgado de Claudio Bonadio, junto a otros dueños de reconocidas firmas, como Cecilia Sztemberg de Equimac y Luis Losi de Losi S.A.

Tanto Gerbi como el resto de los flamantes arrepentidos, fueron mencionados por su colega Carlos Wagner, sindicado por la justicia como uno de los empresarios que más habría “gestado” la red de coimas en el gobierno anterior, y quien, por el momento, más datos ha aportado en sus declaraciones como “colaborador” en la causa.

Se presume que estos tres empresarios formaron parte del “club de la obra pública” que pagaban al gobierno entre un 10 a un 20% del total de los montos de obras adjudicados en concepto de coimas.

Por la mega investigación, se encuentran detenidos del sector empresarial, Carlos Mundín (BTU), Francisco Rubén Valenti (Pescarmona), Gerardo Ferreyra (Electroingeniería). El resto de los imputados “colaboradores” están en libertad, a lo largo del proceso. Ellos son Carlos Wagner (Esuco), Ángelo Calcaterra y Javier Sánchez Caballero (ex dueño y ex CEO de Iecsa), Jorge Neyra (Electroingeniería), Armando Loson (presidente de Albanesi Constructora); Aldo Roggio (Roggio) Héctor Zabaleta, el ex ejecutivo del Grupo Techint, Claudio Glazman, el director de la Sociedad Latinoamérica de Inversiones; Gabriel Romero (Emepa), Juan Carlos De Goycochea (Ex Isolux).

La fallida Terminal de Cruceros, la obra más polémica que hizo Gerbi

La empresa Coarco, del flamante arrepentido en la causa de los Cuadernos, llevó adelante la construcción del estéril edificio ubicado en la Escollera Norte, por un valor de 7 millones de dólares. La estructura nunca pudo utilizarse debido a la falta de obras en el dragado.

La obra más polémica llevada adelante por Coarco, la empresa a cargo de Patricio Gerbi, flamante “arrepentido” en la causa de “Los Cuadernos de las Coimas”, fue la construcción de la Terminal de Cruceros, un frustrado proyecto que fue emplazado en la Escollera Norte, con el fin de que unidades turísticas transformen a Mar del Plata en un destino por excelencia en el mercado internacional.

La obra tuvo un costo de 7 millones de dólares y terminó de inaugurarse en el verano de 2012. Tiene dos marcados sectores. En el nivel de muelle, un amplio hall y dependencias para el funcionamiento de todos los organismos de control para el ingreso y egreso de pasajeros. En planta alta, espacios para gastronomía cubiertos y al aire libre, con una predilecta vista al mar y a paisajes de la zona.

La estructura de acero y vidrio de 1600 m2 nunca pudo utilizarse para su verdadera finalidad. Producto de la falta de obras de dragado, razón sustancial para la factibilidad en la llegada de cruceros, las únicas novedades que se evidenciaban era el avance del óxido sobre sus metálicas y vulnerables bases por la erosión.

A pesar de su destino, el espacio debutó con el ingreso de una nave. En 2014, el Ocean Diamond, de 124 metros de eslora y colmado de turistas chinos que venían de la Antártida, hizo escala de emergencia. Los pasajeros desembarcaron en muelles destinados a buques pesqueros, zigzagueando entre pescadores y obreros navales.

Tras ese escenario, la terminal pasó a tener otras funciones. Durante algunas semanas, el intendente Carlos Arroyo lo usó como playón de la Dirección de Transporte y Tránsito. Tiempo después, desembarcaron las fuerzas federales, tras una disposición del Ministerio de Seguridad. Allí funciona la Agencia Regional de la Policía Federal. Se trata de una base en la cual funcionan distintas áreas investigativas, que se especializan en casos de contrabando, narcotráfico y otros delitos que contemplan la presencia de organizaciones delictivas.

Por semejante cascaron vacío, no se conocieron mayores responsables, en especial por parte de aquellos funcionarios de turno que impulsaron una iniciativa sin garantizar su real puesta en funcionamiento. Por el momento, Gerbi, quien ganó la licitación en 2011, aparece mencionado como uno de los empresarios que habría sido favorecido con una importante cantidad de obra pública asignada a cambio del pago de coimas. El tiempo revelará cuál será el entramado detrás de la Terminal de Cruceros.

Cuadernos: el día que Lázaro Báez citó a Patricio Gerbi


El empresario detenido, “símbolo” en la red de coimas que se investiga en la actualidad, mencionó hace dos años al marplatense como uno de hombres más beneficiados por la gestión kirchnerista. La lista coincide en varios casos con los flamantes “imputadores colaboradores” en la causa de los Cuadernos.

Lázaro Báez, el empresario que hace más de dos años está preso tras ser acusado de lavado de dinero y otras causas vinculados al direccionamiento indiscrecional de fondos de obra pública, mencionó hace dos años al marplatense Patricio Gerbi, flamante “arrepentido” en la causa de los “Cuadernos de las Coimas”.

El 31 de mayo de 2016, el santacruceño le facilitó al juez Sebastián Casanello un listado con los colegas que habrían sido beneficiados aún más que él en negocios con el Estado durante los 12 años del kirchnerismo. Lo hizo en el escrito que presentaron sus abogados, en el que rechazó los delitos que se le imputan y por algunos de los cuales está detenido desde principios de abril de ese año.

Dentro de los mencionados está Gerbi, titular de la firma constructora Coarco, quien se presentó este miércoles en la Justicia para ser “imputado colaborador”, tal como la mayoría de sus colegas acusados en la presunta organización dedicada al reparto de coimas a cambio de obra pública.

La lista de Báez era una reproducción exacta de la que difundió en 2015 el entonces ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, justamente con el mismo objetivo: demostrar que el empresario santacruceño no era el más favorecido con la obra pública.

En ese listado, figuran varios de los acusados hoy en día en la causa que lleva adelante el juez Claudio Bonadio, por ejemplo, Paolo Rocca de Techint, Gerardo Ferreyra de Electroingeniería, Carlos Wagner de ESUCO, Aldo Roggio de Grupo Roggio, entre otros.

En ese entonces, la defensa de Báez desarrolló su teoría, con este escrito:

“EL GRUPO AUSTRAL ESTÁ MUY LEJOS DE SER LA PRINCIPAL EMPRESA DE OBRA PUBLICA Sin que ello sea un dato cuestionable para las empresas que han sido las mayores adjudicatarias de obra pública en Argentina, es ineludible ilustrar a V.S. sobre el yerro de concebir que la empresa de Lázaro Báez, supuesto zar de la obra pública, sea la mayor adjudicataria en el rubro.

Por el contrario, conforme a los datos aportados por el Gobierno nacional, en conjunto, todas las empresas que integran el grupo Austral se encuentran en el puesto nº 36. Las compañías que han sido mayores adjudicatarias de obra pública son las siguientes”:

1) TECHINT, de Paolo Rocca;

2) ELECTROINGENIERIA, de Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra;

3) IECSA, de Angelo Calcaterra;

4) CORPORACIÓN AMÉRICA, de Eduardo Eurnekian;

5) INVAP, de la Provincia de Río Negro;

6) ODEBRETCH, de Marcelo Odebretch, multinacional de origen brasilero;

7) ESUCO, de Enrique Wagner;

8) CARTELLONE, de José Cartellone;

9) ROVELLA CARRANZA, de Mario Rovella;

10) JCR, de Juan Carlos Relats;

11) GRUPO ROGGIO, de Aldo y Benito Roggio;

12) CHEDIACK, de Juan Chediak;

13) CPC, de Cristóbal López;

14) SUPERCEMENTO, de Julián Astolfoni;

15) ISOLUX, de Luis Delso,

16) PETERSEN, de Enrique Eskenazi;

17) PANEDILE, de Hugo Dragonetti;

18) GENERAL ELECTRIC, multinacional de origen estadounidense;

19) COARCO, de Patricio Gerbi;

20) SIEMMENS, multinacional de origen alemán;

21) CONTRERA HERMANOS, de Juan Touseda;

22) EQUIMAC, de Silvio Mion;

23) COMSA, multinacional origen español

24) GANCEDO, de Felipe Gancedo;

25) DYCASA, de Javier Balseiro;

26) PAOLINI, de Julio Paolini;

27) ECODYMA, de Juan Scaramellini;

28) VIALMANI, de Luis Armani,

29) PIETROBONI, de Víctor Pietroboni;

30) LUIS LOSI SA, de Luis Losi;

31) GREEN, de Carlos Arroyo;

32) GUERECHET SA, de Julio Guerechet;

33) DURO FELGUERAS, multinacional de origen español;

34) TEYMA ABENGOA, multinacional de origen español;

35) KOPEX, multinacional de origen polaco;

36) GRUPO AUSTRAL, de Lázaro Báez.

“El resaltado corresponde a empresas que, además, realizaron importantes trabajos de obra pública en la región patagónica. Exactamente los mismos trabajos que llevaran a cabo mis empresas”, planteó Báez, quien concluyó: “Es por lo expuesto que vengo a través del presente libelo a requerir a V.S. y al Sr. Fiscal que sinceren el objeto del proceso si es que pretenden continuar con la inadmisible lógica de presunción de ilicitud general de mi patrimonio. A tal fin será un paso ineludible la investigación a todos los empresarios, como así también a los órganos del Estado que actuaran en la fase ejecutiva y/o de control”.

Fuente: elmarpatense.com

Comentarios

comentarios