Mirador Virtual Mobile

Dólar e industria: desde la UOM indican que la situación económica “es preocupante”

Así lo expresó el secretario general de la seccional local, quien agregó que “la suba del dólar, va a traer un incremento en los combustibles, en los servicios y así, sobre todo para las Pymes, cada día se hace más complejo”.

En el marco de la escalada de la divisa estadounidense y la crisis económica que genera suspensiones de trabajadores en empresas establecidas en la ciudad como Zanella y Eskabe, José Luis Rocha, secretario general de la UOM, se refirió a la actualidad del sector metalúrgico como “preocupante y muy compleja como lo venimos diciendo desde hace un tiempo”. “No vemos hacia adelante una luz ni un viso de mejoría, lo que se vislumbra es tanto o más complicado que en la actualidad”, sostuvo el dirigente.

“Estábamos hace una semana con un dólar a $28,50 y hoy ya supera los $30,50. Esto nos preocupa y mucho porque la industria viene cayendo día a día”, continuó el metalúrgico, quien añadió que “nos guste o no, la producción está atada al dólar ya que muchas empresas metalúrgicas compran insumos al valor de la moneda norteamericana, lo que finalmente se traslada al precio del producto industrial fabricado”.

Para el gremialista, la suba del dólar “va a traer un incremento en los combustibles, en los servicios y así, sobre todo para las Pymes, cada día se hace más complejo”. “Es, justamente, el sector pyme el que da más trabajo en la ciudad y el país”, aseveró.

Con respecto al salario del trabajador del sector que representa, Rocha sostuvo que “sigue depreciándose más cada día, a razón de 1 o 2 puntos y los precios de la mercadería básica, los alimentos, van aumentando a ese ritmo”. “Ya ni siquiera estamos hablando de la recreación, sino de comer todos los días”, reflexionó.

En relación a la suspensión de trabajadores en la empresa Zanella, la cual ensambla motos en el Parque Industrial, el sindicalista contó que se logró un acuerdo para que los trabajadores no pierdan tanto en los días de suspensión. En septiembre será de dos días de trabajo por tres de suspensión y se consiguió ingresar a la planta permanente a la gente que estaba contratada. “El acuerdo es así ahora pero lo malo es que nada nos garantiza que de acá a dos meses se revierta la situación y la empresa salga a vender motos”, admitió Rocha.

“Con Eskabe, por ejemplo, hicimos un acuerdo por un año por una situación similar. Es bueno acordar y cuando nos ha tocado hacerlo en suspensiones o reducción horaria hemos intentado siempre beneficiar al trabajador, pero el hecho de tener que llegar a esta situación refleja una realidad preocupante”, concluyó el líder metalúrgico.

Comentarios

comentarios