Mirador Virtual Mobile

El abogado detenido por la causa «carbón blanco» tenía múltiples negocios para lavar dinero

Se trata de Carlos Salvatore, quien está detenido como jefe de una organización y espera el juicio oral. Había amenazado de muerte a la jueza que lo investigaba

Un abogado, su esposa, su suegro, su hija y un empresario, entre otros, fueron procesados por asociación ilícita y lavado de dinero proveniente del narcotráfico, y en donde una escucha telefónica develó que el primero de ellos quería matar a una jueza federal del Chaco.

Se trata del caso conocido como «carbón blanco», por el envío de grandes cantidades de cocaína a Europa, y en donde ahora la jueza federal de Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco), Zunilda Niremperger, procesó al abogado Carlos Salvatore y su familia.

Salvatore está cumpliendo arresto domiciliario y hace pocos días salió a la luz una escucha telefónica de una conversación que él tenía con su esposa y en donde le confesaba que quería matar a la jueza Niremperger.

El abogado es considerado jefe de la organización en la que también están implicados su esposa, Silvia Susana Valles Paradiso; su hija, Carla Yanina Salvatore D’Ursi; su suegro Santiago Valles Ferrer; el empresario Ricardo Gassan Saba; y el docente y funcionario de la Universidad Nacional de Mar del Plata Mariano Jesús Castellucci.

Carla, la hija del abogado detenido y martillera pública, fue arrestada a fines de marzo por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) como integrante de la presunta asociación ilícita. Fue interceptada cuando llegaba de un vuelo de American Airlines desde Miami.

Junto con el procesamiento, el cual había sido requerido por el fiscal Carlos Sansserri y el titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, la jueza impuso un embargo al abogado Salvatore y demás acusados por 1600 millones de pesos.

La acusación contra la organización es por intentar encubrir de apariencia legal dinero proveniente del narcotráfico, en un caso conocido como «carbón blanco» donde ya en 2012 se descubrió el envío de tres cargamentos a Portugal ocultos en carbón vegetal.

Además de Salvatore, están procesados el empresario Patricio Gorosito, el empresario Juan Carlos Pérez Parga y los comerciantes Héctor Roberto y Rubén Esquivel.

La jueza Niremperger consideró que los imputados «habrían convertido, transferido, administrado, vendido, disimulado o aplicado de cualquier otro modo desde el año 2005 hasta la fecha de su detención, bienes, dineros, acciones societarias» entre otras cosas, y que «serían provenientes del producido de la ilícita actividad del narcotráfico».

De acuerdo a una investigación de la Unidad de Información Financiera (UIF), el dinero del narcotráfico fue «lavado» por los acusados mediante emprendimientos inmobiliarios en la ciudad de Mar del Plata, en automóviles de lujo, en proyectos cinematográficos, y giros de dinero a los Estados Unidos, entre otras cosas.

Salvatore está vinculado a un gran número de sociedades, de las cuales se sospecha habrían sido utilizadas a los fines de encubrir la obtención de importantes sumas de dinero obtenida ilegalmente, usando a las mismas como pantallas mediante el «giro comercial», aportes de capital, préstamos y otras operaciones.
Algunas de las actividades identificadas pertenecen al rubro financiero, automotriz, inmobiliario, agropecuario y la producción audiovisual.

«Este es el caso más importante por lavado que tenemos y donde la fiscalía ha demostrado cómo el dinero obtenido del narcotráfico se aplica a inversiones inmobiliarias, entre muchas otras. Es dinero sucio que se ha introducido en el circuito formal», sostuvo Gonella, tal cual citó el sitio www.fiscales.gob.ar, dependiente de la Procuración General de la Nación.

Salvatore sumó en los últimos días otra causa por la amenaza a la jueza Niremperger, y a raíz de una escucha telefónica que surge de una charla que tuvo con su esposa, también detenida. «Yo los voy a sacar, después la mato a ella, pero primero los saco a ustedes, yo pago este homicidio, lo pago este homicidio, pero ella se muere», surge de la escucha.

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta