Mirador Virtual Mobile

El «plan fitness» que prepara Mauricio Macri para achicar y modernizar el Estado

Se prevé una reducción del 10% del personal estatal, una fusión de secretarías y la agilización de trámites burocráticos. Quieren ponerlo en marcha desde el 1º de enero. Además, envían proyecto al Congreso para incentivar el crédito y las inversiones. Reemplaza a la ley de mercado de capitales enviada el año pasado, que nunca se trató.

Algunos le llaman el «plan fitness» del gobierno. Otros prefieren hablar de «una reasignación de tareas para simplificar el Estado» o la estrategia elegida para encarar «una verdadera muestra de austeridad». En cualquier caso, la variedad de eufemismos que se usan en la Casa Rosada sólo apuntan al mismo objetivo: avanzar en la segunda etapa de la administración de Mauricio Macri con un recorte de personal, la fusión de áreas o funciones y la instrumentación de programas modernos para hacer del Estado un lugar más eficiente.

En la práctica es lo que Macri llama «el reformismo permanente» y tiene fecha de eventual lanzamiento y día de arranque: para el 14 de diciembre el Presidente reunirá a todo su gabinete en un «retiro espiritual» en Chapadmalal para presentar parte de este plan de redefinición del gobierno. Y la idea es que para que el 1º de enero empiece a rodar toda la maquinaria de este plan global del Estado.

Según confiaron a Infobae ministros y secretarios de Estado del gobierno, la orden precisa ya se impartió desde la cartera de Modernización que conduce Andrés Ibarra. Por orden de Macri, este funcionario unificará todos los planes de reordenamiento de personal, cuentas y funciones que ya pidió a cada ministerio desde hace dos meses.

«No se trata de una simple reducción de personal sino que apuntamos a una reforma de fondo para que haya una reubicación de tareas, no crezca la planta de personal y se logre una mayor eficiencia del Estado en la Argentina», explicó a Infobae un destacado ministro que trabaja en el tema.
Por más que se busque usar otro eufemismo, en la Casa Rosada admiten que en la práctica el «plan fitness» de reducción estatal contempla un recorte de hasta un 10% de la planta de personal en todo el gobierno. «Ahora incluso debemos recortar al personal del PRO o de la UCR que nosotros mismos pusimos. Ya no tenemos excusas ni podemos culpar más a la herencia kirchnerista», admitió un secretario de Estado. Para materializar este plan en el Gobierno admiten que se abrirán nuevos programas atractivos de retiro voluntario o de jubilación anticipada a fin de achicar la planta de personal estatal.

La apuesta mayúscula de Macri es que haya un gobierno «más ágil», con procesos burocráticos menos engorrosos y trámites electrónicos que otorguen eficiencia al Estado. Para ello hay propuestas de las más diversas en los ministerios y la intención final es que el gobierno nacional exponga «un ejemplo de austeridad», como señaló un ministro muy cercano a Macri, para que se produzca un efecto contagio en las provincias. Claro que la Casa Rosada no obligará a los gobernadores a emular este proceso por la fuerza.

Hay variantes ya evaluadas en diferentes carteras. En el Ministerio de Medio Ambiente, por ejemplo, se menciona la idea de «discutir prioridades» a la hora del repaso del presupuesto 2018 o de la revisión de la planta de personal. Así, funcionarios cercanos al ministro Sergio Bergman deslizaron ante Infobae que «la señal de austeridad no sólo será expulsar o achicar el personal sino fijarse metas con temas prioritarios y descartar ejes de gestión que hoy no sean tan necesarios».

En la Cancillería hubo una reducción de secretarías en el área política y económica. En Defensa se prevé un plan similar y en el Ministerio del Interior aún no quieren dar detalles de este debate que se viene puertas adentro pero admiten que hay borradores del tema dando vuelta. Desde el Ministerio de Seguridad aseguraron a Infobae que «no habrá por el momento» una reducción de personal como tampoco se prevé ello en el Ministerio de Justicia.

No obstante, hay un lineamiento de acción común para todos los ministerios que va más allá de la reducción del personal estatal. Desde la Secretaría Legal y Técnica que encabeza Pablo Clusellas ya se emitió un decreto de «Reglamento de Procedimientos Administrativos»que apunta a la «modernización del Estado, la simplificación y desburocratización administrativa para empresas y emprendedores y la simplificación de trámites». Se trata de un conjunto de medidas para simplificar trámites y hacer más sencilla la vida de los ciudadanos. Esto también forma parte del «plan fitness» del Estado. Es decir, el achicamiento de pasos burocráticos y medidas administrativas del Gobierno en toda su estructura.

No está previsto por el momento una reducción de ministerios en el gobierno. «Esto sería sólo un cambio de maquillaje pero no una reforma profunda como la que planteamos», explicó un ministro que trabaja en el encargo pedido expresamente por Macri. Desde la Jefatura de Gabinete un funcionario ratificó esta idea: «Los cambios de organigrama del Estado como se hizo siempre sólo sirven para dejar tranquilos a los burócratas pero no reducen la burocracia».

Parte de este programa tendrá un fuerte impulso público el 21 de noviembre cuando se realice en Buenos Aires un encuentro de Gobiernos Abiertos de la región. Allí vendrán especialistas extranjeros en transparencia, modernización y apertura administrativa del Estado. Habrá más de 30 países que expondrán los pro y los contra de contar con un gobierno abierto y ágil. En la Casa Rosada aseguran que será un buen momento para tomar ejemplos de otros países y exponerlos públicamente como el camino a seguir.

¿Existe una intención de Macri de asimilar la administración del Estado a lo que es una empresa privada?, preguntó Infobae a un funcionario de peso en el Gobierno. La respuesta fue sutil: «No debe ser mal vista la idea de mejorar la productividad y la eficacia del Estado como ocurre en una empresa privada. Después de todo, los argentinos no quieren que su dinero se malgaste en un Estado ineficiente».

En tal caso, el Gobierno buscará que el plan de modernización del Estado no sólo sea visto como un mero achicamiento de personal o un cambio de nombre de las secretarías. La intención de Macri es hacer una reforma profunda que llegue para muchos años y que en la práctica logre resultados eficientes y ágiles a la vista de todos. En esta visión macrista, el «plan fitness» será así la sumatoria de reducción y musculatura.

 

Más reformas: envían proyecto al Congreso para incentivar el crédito y las inversiones

Reemplaza a la ley de mercado de capitales enviada el año pasado, que nunca se trató. El Gobierno busca incentivar los préstamos a PYMES, hipotecarios y obras de infraestructura

Luego de una larga espera, el Gobierno enviará al Congreso el proyecto de ley de Financiamiento Productivo. La iniciativa contiene la mayor parte de los artículos de la ley de mercado de capitales que envió a fines del año pasado, pero que nunca llegó a tener tratamiento legislativo, pero también varios agregados. El ministro de Finanzas, Luis «Toto» Caputo, y el titular de la Comisión Nacional de Valores, Marcos Ayerra, estuvieron sobre fines de la última semana repasando los últimos detalles de la redacción con los técnicos y el objetivo es que se transforme en ley antes de que termine el 2017.

El nuevo texto eliminó algunos aspectos de la anterior iniciativa, pero lo más importante es que sumó otros que procuran generar nuestros instrumentos para darle un mayor vigor al sistema financiero y bursátil. El objetivo es ofrecer nuevos productos que faciliten el acceso al crédito e instrumentos que faciliten las inversiones de largo plazo. Entre otros aspectos, recupera la figura de las letras hipotecarias, establece las condiciones para la creación de fondos cerrados de inversión, habilita a las compañías de seguros a emitir pólizas ajustadas por CER, y establece el esquema para que las PYME puedan salir a descontar facturas, un viejo reclamo del sector.

A priori, todo indica que no habría mayores inconvenientes para que ley se apruebe antes de fin de año. De hecho, algunos bloques como el del Frente Renovador le habían dado el visto bueno al el anterior proyecto, pero por distintos factores políticos se fue demorando el tratamiento. Ahora el Gobierno insiste con la propuesta, incluyendo un cambio de nombre que lo vuelve más atractivo hasta desde el punto de vista político a la hora de la discusión parlamentaria.

“Las PYME tendrán mayor facilidad para descontar facturas. Y los bancos podrán colocar letras hipotecarias de largo plazo entre inversores institucionales para financiar el boom de créditos.

Dentro de la nueva iniciativa se incluyen algunos aspectos importantes y que en el mercado se esperaban hace mucho tiempo. Infobae accedió en exclusiva a algunos de los puntos centrales de la iniciativa, que incluye algunos de los siguientes aspectos:

1. Se elimina el polémico artículo 20 de la vieja ley de mercado: fue el punto más polémico del proyecto que en su momento se había aprobado durante el kirchnerismo y que permitía que la Comisión Nacional de Valores tuviera injerencia en cualquier empresa cotizante. Representaba un fuerte desincentivo para cualquier empresa a lanzarse a la oferta pública. Ahora quedará derogado.

Por fin la nueva legislación eliminar el polémico artículo 20 de la vieja ley de mercado de capitales, que permitía a la CNV intervenir en el directorio de empresas cotizantes.
2. Crea las condiciones legales para el funcionamiento de fondos cerrados de inversión, incluyendo eliminación de impuestos: se trata de un vehículo clave para captar inversiones, tanto de real estate como de infraestructura. Los primeros aparecieron con el blanqueo de capitales, pero ahora se dispone un cambio impositivo para evitar la «doble imposición», es decir que el impacto tributario recaiga exclusivamente sobre los inversores en vez de hacerlo sobre el fondo. En Chile, por ejemplo, hay más de 400 fondos cerrados que apuntan a invertir en el mercado inmobiliario y tienen un plazo de existencia. También serán utilizados para canalizar la inversión –tanto local como extranjera- que llegue para los programas de Participación Público Privada (PPP) destinados a obras de infraestructura.

3. Incentivo al financiamiento PYME: ya figuraba en el proyecto de mercado de capitales que se había enviado el año pasado al Congreso. Incluso en algún momento desde el Ministerio de la Producción habían pensado en sacar una ley específica, pero finalmente no lo hizo. El objetivo es que las empresas chicas y medianas puedan contar con un circuito legal para salir a descontar sus facturas electrónicas. La ley también impone un plazo legal de pago para dichas facturas, equiparándolas con un cheque. De esta forma, también se obliga a las empresas a cumplir con el pago en tiempos lógicos y reducir una práctica típica en el circuito productivo, que es el financiamiento a través de proveedores. A los 20 días las empresas quedan obligadas a emitir cheques de pago diferido, vales, pagarés u otros títulos. El objetivo es que estos títulos emitidos por las empresas se negocien en el mercado de manera tal que las pymes puedan descontarlos para contar con efectivo. Este fomento al financiamiento pyme apunta a la práctica común de financiarse con proveedores con facturas que se cancelan a varios meses de plazo.

4. Surge un nuevo instrumento de ahorro, las letras hipotecarias: podrán ser emitidas por los bancos y estarán respaldadas por las hipotecas que otorguen. De esta forma, se busca darle mayor profundidad a un mercado que creció fuerte este año pero sigue teniendo como principal problema la falta de fondeo a plazos más largos. El instrumento permite a los bancos a tomar deuda a largo plazo para financiar la compra de viviendas, intermediando entre quien pide el crédito hipotecario y quien está dispuesto a colocar recursos para invertir en estas. En general, apunta a los fondos de pensión, compañías de seguros y fondos comunes, es decir inversores institucionales más que individuos.

5. Los fondos radicados en paraísos fiscales serán «transparentes»: se trata de un cambio «cantado» luego del proceso de sinceramiento fiscal. La medida busca quitarle incentivo a mantener el dinero en sociedades radicadas en jurisdicciones de baja o nula tributación. El objetivo es que en la medida que la sociedad no distribuía dividendos o no se hacía retiros, la AFIP no podía cobrar prácticamente ningún impuesto. A partir de ahora se considerará que las inversiones estarán directamente en cabeza de los individuos, por lo que dejará de existir esa ventaja en relación a los ahorros de cualquier otro inversor.

6. Compañías de seguro podrán emitir pólizas ajustadas por CER: de esta forma, habrá mayor facilidad para asegurar proyectos de inversión de largo plazo, sin necesidad de entrar en una renegociación anual. Se supone que de esta forma se reducirá el costo de la póliza para las empresas que contratan el seguro y al mismo tiempo le dará una ventaja a las aseguradoras que tendrán más flexibilidad.

Algunos otros aspectos puntuales que figuraban en el anterior proyecto ya fueron reglamentados si necesidad de la ley, como la figura del Agente Global de Inversiones, que permite a grupos locales y extranjeros a brindar asesoramiento a inversores, pero sin la posibilidad de manejar los fondos en forma directa.

Fuente. Infobae

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta