Mirador Virtual Mobile

Enfermedades de invierno: cuáles son y cómo prevenirlas

En esta época del año es necesario prevenir, en niños y adultos, las enfermedades y las intoxicaciones respiratorias. En especial, se deben maximizar las medidas de cuidado y estar alertas ante posibles síntomas en bebés, niños, embarazadas y adultos mayores, ya que son los más vulnerables a este tipo de afecciones.

Desde el Servicio de Clínica Médica y el Servicio de Pediatría de la Clínica Pueyrredon informan que las enfermedades más frecuentes son las de tipo respiratorio, ya que durante estos meses fríos al haber menos temperatura, se presentan las condiciones ambientales como el encierro, la mayor cercanía física y la falta de ventilación de los ambientes que facilitan la transmisión de diversos virus.

Las principales patologías que se dan son el resfrío común, la gripe, la faringitis, la bronquitis, la bronquiolitis y la neumonía, que son causadas frecuentemente por virus.

Es muy importante que ante cualquier síntoma acudan a un control con los profesionales médicos idóneos.

Resfrío común
Es la enfermedad más común en la época de invierno y su duración es de 3 a 5 días. Los síntomas son la congestión nasal, tos, estornudos, dolor de garganta y en algunos casos puede aparecer fiebre baja. La causa es siempre viral, los virus son altamente contagiosos y se transmiten por contacto personal a través de las manos o de la vía aérea.

Gripe o Influenza
Es una infección viral aguda del tracto respiratorio que se propaga fácilmente de persona a persona. Esta patología proviene del virus de la influenza. Se caracteriza por un inicio repentino, con fiebre que puede ser de 38° o más, dolor de cabeza, frecuente dolor muscular, agotamiento general, dolor de garganta, disminución del apetito y se caracteriza por tener una gran sensación de postración que obliga al enfermo estar espontáneamente en reposo. El período de incubación de la influenza (tiempo desde la infección hasta el desarrollo de los síntomas) es de 1 a 4 días. La difusión viral, ocurre generalmente desde un día antes de la aparición de los síntomas hasta 5-7 días después. Como medida de prevención tenemos la vacuna antigripal que se aplica todos los años a los menores de 2 años y mayores de 65 años. Y entre los 2 a 65 años se indica si están dentro de los grupos de riesgo. También se aplica en embarazadas y puérperas. Lo ideal es aplicarla en el otoño, ya que tarda entre 2 y 3 semanas en formar anticuerpos.

Faringitis
Esta patología es provocada por una inflamación de la faringe y amígdalas, produciendo un fuerte dolor en la zona, fiebre, ganglios linfáticos del cuello inflamados, dolores de cabeza, musculares y articulares. Es importante establecer si la causa es vírica o bacteriana, ya que una faringitis bacteriana no tratada a tiempo trae complicaciones, como por ejemplo la fiebre reumática o la glomerulonefritis, que son problemas a distancia muy graves.

Otitis media aguda
Es la infección de la mucosa del oído medio. Las causas en su mayoría son bacterianas. Los síntomas y signos más frecuentes son otalgia (dolor de oído), disminución de la audición, fiebre. El diagnóstico se hace con una evaluación clínica y otoscopía, y el tratamiento se realiza con analgésicos y antibióticos.

Bronquitis
Es una enfermedad que se conoce como la inflamación de la pared interna de los bronquios. Entre los síntomas que presenta esta patología está la tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dolor en el pecho e incluso dificultad para respirar.

Bronquiolitis (niños)
La bronquiolitis es una inflamación aguda de las vías aéreas inferiores (bronquiolos). Es la enfermedad más frecuente en los niños, y en general afecta más a los menores de un año. El periodo de duración es entre una semana y diez días. El diagnóstico es clínico y el tratamiento ambulatorio.

Neumonía Aguda de la Comunidad
La neumonía es una infección en los pulmones de origen viral o bacteriana que puede presentar síntomas como tos (con o sin expectoración amarillenta o sangre), fiebre, dificultad para respirar, catarro, escalofríos y frecuencia cardíaca aumentada. La neumonía aguda de la comunidad siempre ha sido un diagnóstico clínico que combina las características de una infección respiratoria aguda y un infiltrado nuevo (y estable) en la radiografía de tórax. El tratamiento se realiza con antibióticos o antivirales según la causa; reposo, hidratación y antitérmicos. La vacunación contra el neumococo busca reducir la incidencia, las complicaciones, las secuelas y la mortalidad por neumonía. Está indicada para mayores de 65 años y a aquellas personas entre 18 y 64 años con factores de riesgo.

 

Comentarios

comentarios