Mirador Virtual Mobile

Exitosa exhibición de Del Potro y Ferrer en Mar del Plata

Las luces blancas permiten ver a esa figura de 1,98 metro y 97 kilos que está cerrando el círculo luego de que terminara un video con sus imágenes y mientras suenan Los Piojos. Justo aquí, en el Poli de Mar el Plata, donde hace ocho años el equipo argentino al que él pertenecía escribió una de las peores páginas del tenis nacional. Justo él, uno de los héroes nacionales que hace un mes ganaron por primera vez la Copa Davis para la Argentina.

En el 2008, una inmejorable oportunidad de lograr ese trofeo se esfumó porque el dinero y los egos fueron más protagonistas que el espíritu de equipo. Rápido resumen: Argentina recibía a una España sin Nadal; hubo lucha interna y política para elegir la sede; se repitió la puja en el reparto de dinero; Delpo volvió lesionado del Masters de Shanghai y Nalbandian se lo recriminó, al cabo terminó perdiendo con Feliciano López y no se presentó ante Verdasco, que le ganó a Acasuso el punto clave; Nalbandian-Calleri habían perdido el dobles; todo mal.

Pero ya está, esa historia quedó atrás. Quizá para Delpo ese martirio en el que se transformó su relación con David Nalbandian desde aquel momento ya sea una anécdota. Y haber vuelto a un Poli que tristes recuerdos le generaban, también.

Del Potro volvió a jugar con Ferrer, ahora en Mar del Plata.

 

La gente lo ama. Se enloquece cuando se mete en la tribuna mientras los ball boys hacen de jugadores. Ni en sus peores pesadillas Delpo es silbado como en aquella semifinal del 2012 ante República Checa en el Parque Roca. Las 4.000 personas que se abanican con las revistas que les dejaron en sus asientos le reconocen no sólo el triunfo en la final contra Croacia en Zagreb, sino el sacrificio para volver a ser tras repetidas lesiones de muñeca que casi lo sacan definitivamente de la cancha.

“Gracias por venir en el último momento de tenis del año. Espero que lo disfruten”, desea y le pide a David Ferrer que no lo mueva tanto -en vano, se vería después- porque hace mucho calor.

Del Potro volvió a jugar con Ferrer, ahora en Mar del Plata.

 

Pese a algunas bromas, luego se exigieron con el otrora piedra en el zapato del tandilense. Porque si bien Ferrer, triple ganador de la Davis, no lo enfrentó aquí en aquella final del 2008, sí lo derrotó (en cinco sets) en la definición de Sevilla 2011, en un punto fundamental para que España -esta vez sí con Nadal- ganara otra vez la Ensaladera.

Como anteayer en Tortuguitas (7-6 -2- y 6-3 para Delpo), el resultado (6-4 y 7-5, de nuevo para el argentino) es un detalle. Naturalmente, mejor que se incline para el lado del muchacho de la película, que pese al carácter de exhibición de esta Copa Peugeot, alguna derecha y saque marca registradas metió para el uhhh (y algún “¡bestia!”) de la gente.

La excusa del partido de tenis valió la pena. El público disfrutó y el tandilense también. Justo aquí, donde comenzaron sus penas, cerró el círculo con alegría.

 

Fuente: http://www.ole.com.ar/

Comentarios

comentarios

No comments

Deja un comentario

EL TIEMPO
18°
cielo claro
Humedad: 63%
Viento: 5m/s SSO
Máx: 18 • Mín: 18
7°
Mar
10°
Mie
13°
Jue
15°
Vie
18°
Sab