Mirador Virtual Mobile

Expedicionarios argentinos llegarán al Polo Norte en una aventura inédita

Partirán el 28 de marzo para dar al mundo un mensaje sobre la problemática ambiental y el cuidado de la Tierra. Cómo se prepararon y qué riesgos pueden afrontar

En apenas cuatro semanas, un grupo de expedicionarios argentinos será protagonista de un hecho sin precedentes en la historia cuando arriben al Polo Norte. Se trata de la primera expedición latinoamericana de estas características y tiene como principal objetivo llamar la atención de la población mundial sobre el cambio climático y sus consecuencias. Del mismo modo, colaborarán desde allí con la realización de una serie de estudios científicos que sirvan para determinar el estado actual del continente helado.

La fecha de comienzo de esta aventura es el 28 de marzo. Ese día, el grupo partirá desde Buenos Aires hacia Londres, para luego llegar a Longyearbyen, en el archipiélago ártico de Svalbard. Allí permanecerán cinco días en los que, además de probar las botas, esquíes y trineos que utilizarán, deberán adaptarse al desafiante clima polar que enfrentarán en los días siguientes. Una vez concluida esta etapa, a partir del 6 de abril, avanzarán 120 kilómetros desde la base Barneo para, finalmente, el día 14 plantar la bandera argentina en el extremo boreal del planeta.

La primera expedición argentina al Polo Norte nació como una iniciativa de la Fundación Criteria, una institución dedicada a la promoción de la seguridad humana, y cuenta con el apoyo logístico del Ministerio de Defensa y del Ejército Argentino. «Estábamos trabajando por el cambio climático y decidimos armar algo para concientizar, sabiendo que la Argentina tuvo varias expediciones al Polo Sur y faltaba una al Polo Norte», explicó a Infobae el ingeniero Santiago Tito, presidente de la entidad y uno de los ocho. «Creo que es importante dar este mensaje porque se trata del mundo y el país en el que vivimos. Las consecuencias del cambio climático son claras y, si seguimos dañando al planeta y no hay un cambio sustancial, no va a haber lugar donde podamos vivir», agregó.

Otra de las metas que persigue esta empresa es la toma de una serie de muestras científicas como parte del desarrollo de estudios comparativos de contaminantes orgánicos e inorgánicos entre el Polo Norte y el Polo Sur. Esta tarea, enfocada en las áreas de glaciología, geología y medioambiente, se realizará en conjunto con el Instituto Antártico Argentino, donde posteriormente se analizarán estos aportes, que ayudarán a elaborar un diagnóstico del estado actual de la región, en contraste con la información obtenida en la zona de la Antártida.

Si bien todos los participantes de esta increíble propuesta cuentan con los antecedentes y el entrenamiento necesarios para llevar a cabo esta experiencia (en el video que acompaña esta nota puede verse cómo se prepararon para esto), alcanzar el objetivo implica asumir algunos riesgos. En primer lugar, porque en el Ártico hay vientos muy fuertes y las sensaciones térmicas pueden alcanzar los 70 grados bajo cero. Además, hay que tener en cuenta que la totalidad de la navegación es por vía terrestre y la superficie glaciar se puede quebrar. Existe, por otra parte, la posibilidad de extraviarse en la intemperie. Es que, aunque la patrulla se trasladará guiada por equipos satelitales, la tecnología puede fallar y, si esto sucediera, estas personas pasarían a depender únicamente de lo que les indiquen el Sol y las estrellas, en un territorio que cuenta con la presencia de ejemplares de uno los animales más peligrosos, que es el oso polar. «Hay un riesgo muy importante, pero está controlado. Nos estamos preparando con todo lo necesario», aseguró Tito.

Este ambicioso proyecto estará a cargo del general Víctor Figueroa, ex director Antártico del Ejército y Comandante de la Expedición al Polo Sur e integrarán la patrulla, además, el Coronel Mayor Gustavo Curti, el Coronel Ignacio Carro y el Suboficial Mayor Luis Cataldo. Asimismo, participarán en el equipo un grupo de militares sub 35, compuesto por los Tenientes Emiliano Curti y Juan Pablo de la Rúa y el Subteniente Santiago Tito.

Finalmente, integra también la expedición el reconocido fotógrafo Tomás Heinrich, quien cuenta con una amplia experiencia en la filmación de este tipo de aventuras —transitó por los Montes del Himalaya en 15 oportunidades— y es el primer argentino que alcanzó la cumbre del Monte Everest, el punto más alto de la planeta. En esta oportunidad, Heinrich registrará el viaje en el marco de la producción de un largometraje documental, que narrará la gestación y el desarrollo de la travesía.

«El impacto más importante que puede llegar a tener esto es que las personas que no están al tanto del cambio climático (o que no se sienten afectadas) puedan empezar a hacer algo para cambiar», expresó Tito. Y finalizó: «Para todos nosotros es un orgullo, porque sentimos que estamos representando a los 40 millones de argentinos en una de las hazañas más importantes de los últimos años».

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta