Mirador Virtual Mobile

Flavia Pittella presentó «40 libros que adoro», una convocatoria a todos los lectores

La escritora argentina y columnista en el programa de Jorge Lanata recopila una serie de títulos premiados de autores contemporáneos. Su mirada de la literatura mundial y su crítica a un best seller

«Cuando tuve que hacer la lista para este libro entendí perfectamente cuál era el vértigo de las listas porque una de las cosas que define una lista es la ausencia de lo que no está y hay mucha angustia de saber de cada autor la cantidad de cosas que no te estoy diciendo y la cantidad de libros que no estoy recomendando: elegir a uno implicaba dejar afuera a mil», explica Flavia Pittella sobre el proceso de selección de «40 libros que adoro y que no podés dejar de leer», su nuevo trabajo.

La escritora argentina y columnista en el programa de Jorge Lanata recopila una serie de títulos premiados que marcaron historia. «Inicialmente eran 96 libros y fue una decisión editorial que quedaran 40 porque sino era un libro incomparable. Siempre el marcador cultural de un país es la literatura, después vienen las artes, la música, pero los libros, no hay país que no tenga su poeta, su best-seller, siempre está, es omnipresente. Puse un planisferio en el comedor de mi casa y empecé a poner post-it en los lugares más interesantes», agrega desde el auditorio de BajaLibros, en Palermo.

Entre algunos de los autores destacados se encuentran: Atwood, Baricco, Calvino, Coetzee, Irving, Kawabata, Le Guin, Lemebel, Newman, Puenzo, Saramago y Schweblin, Yourcenar.

En «40 libros que adoro» la autora promete guiar a aquellos lectores que «nunca saben por qué libro empezar». «Mi intención es que sea una puerta a la lectura, una bisagra, nada más. A mí me interesa que la persona que me escucha lea el libro, no me interesa mostrar cuánto yo sé del libro».

Literatura argentina

«Lo que hice fue pensar en autores que están escribiendo ahora, que no pasaron la prueba de tiempo», destaca Pittella, que seleccionó cuidadosamente a aquellos que de verdad cuentan historias, no cuentos.

Respecto a los libros del extranjero, remarca la importancia de las buenas traducciones. «El traductor es un puente para que leamos lo que leemos y no perdamos algún concepto importante. Me parece una falta de respeto los libros que no registran en algún lado el nombre de la persona que hizo posible que el libro se lea».

«50 sombras de Grey», un best seller en la mira

Si bien Flavia Pittella tiene «una lista negra» de los libros que jamás recomendaría, no es su intención hacerla pública para no exponer a ningún autor.

Sin embargo, le dedicó un pequeño párrafo al best seller «50 sombras de Grey», siendo el único libro al que se anima abiertamente a criticar.

«Me parece que habla muy mal de nosotras y de nuestros derechos y de nuestra liberación femenina que no hemos sabido conseguir. El éxito que tuvo se lo atribuyo a que mucho del discurso sobre la liberación femenina es de la boca para afuera. No hemos sabido como mujeres expresar qué nos gusta y qué no nos gusta, seguimos con un patrón muy masculino de la sexualidad. Seguimos creyendo que lo que le da placer a las mujeres es lo que les gusta hacer a los hombres y no es necesariamente así».

Para concluir su presentación, la amante de la obra de Shakespeare, profesora en Lengua y Literatura Inglesas y licenciada en Ciencias Sociales con especialización en Lectura, Escritura y Educación propone una convocatoria a todo tipo de lectores: «Lo más impactante a veces de un texto es su complejidad».

Un rato antes de la presentación del libro, la autora visitó los estudios de Infobae TV. Lo que sigue es una versión condensada de esa charla.

Ya desde el título revelás claves de lo que nos vamos a encontrar. Hablás de libros que adorás, reconociendo un abordaje más personal y accesible que académico o canónico.
Yo no quería que apareciera la palabra «lista» o «recomendación» en el título, porque me parecía que era más un itinerario personal de lectura que compartía con los lectores, que una bajada de línea sobre lo que hay que leer. Creo que nadie puede decir lo que hay que leer o no, hay tantos libros como lectores y hacerlo en primera persona me daba el aval de elegir libros desde el corazón.

-¿Fue difícil el proceso de selección y el corte final?
Originalmente hice una lista de 96 libros, que fue muy difícil hacerla, y en la que decidí incluir autores que no fueran solamente occidentales: hay indios, pakistaníes, iraníes… La idea era cubrir la mayor cantidad posible de espacio geográfico del planeta. Después quedó en 40 porque escribí muy largo sobre cada libro, entonces cuando iba por 37 o 38 libros me dijeron «Listo, cortamos acá». Y me quería morir.

-Elegiste muchos libros que se escapan de lo que está bien visto por el establishment literario, mucha gente joven con poca obra.
Esa fue la adrenalina principal del libro, recomendar libros muy nuevos que no resistieron el paso del tiempo. Pensaba «Bueno, estoy recomendando un libro que tal vez en unos años esté descatalogado». Pero no me puse esas restricciones. Cuando hablo sobre Irvine Welsh, que es un best-seller, o Gabriela Margall, que es una escritora romántica, que para la crítica es un género menor, sé que eso genera un poco de ruido.

-Te desempeñás como critica literaria en el programa más escuchado de la radio argentina, que es el de Jorge Lanata en Radio Mitre. ¿Cómo asumis ese rol sabiendo que el público al que te estás dirigiendo no es un publico especializado?
No tengo un preconcepto de quien me está escuchando, simplemente hablo del libro que me gustó. Tengo confianza en el lector. Me gusta mucho que personas que creen que no pueden leer un texto porque es muy dificil o academico, termine leyendo a, por ejemplo, Sándor Márai.

Fuente: Infobae

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta