Mirador Virtual Mobile

Fotos y videos: así quedó la Confitería del Molino, un ícono porteño que estuvo cerrado 20 años

Lo afectaron la humedad y el abandono. El plan para restaurarlo.

Frío es lo primero que se siente al entrar a la Confitería del Molino y comenzar a subir por las escaleras de mármol que conducen al primer piso. Para ojos inexpertos, no se sabe por dónde empezar: son 6.000 metros cuadrados de superficie a restaurar, después de dos décadas y moneda de abandono. Números que dan dimensión del descuido, y se notan en paredes y techos descascarados, rastros de herrajes y apliques arrancados, ratas en los rincones más oscuros, ventanas tapiadas para que no vuelvan a ingresar los intrusos que la habitaron por años. Así lucen tanto la sala de eventos como los 12 departamentos ubicados en los pisos superiores, los únicos lugares accesibles, que visitó Clarín.

Por estos días comenzó la titánica tarea de devolverle a la centenaria confitería el viejo esplendor. Apenas 15 días después de que fueran desalojados los últimos ocupantes. Pero los restauradores no se desaniman. “Estos trabajos hay que hacerlos con pasión”, se entusiasma uno de los expertos asignados a la faena, durante una recorrida por el lugar con este diario. Integra el equipo técnico, en el que hay arquitectos que ya participaron de la recuperación de la Cámara de Diputados de la Nación.

Las escaleras de mármol están dañadas y deben ser reparadas. Foto: Andres D'Elía

Las escaleras de mármol están dañadas y deben ser reparadas. Foto: Andres D’Elía

Ícono del art noveau porteño, el edificio de Rivadavia y Callao fue terminado en 1917. Se convirtió rápidamente en un lugar de encuentro de políticos y artistas: Perón, Evita, Alfredo Palacios y Carlos Gardel fueron algunos de sus habituales clientes. Sus lujosos salones también sirvieron como escenario de películas y publicidades. Hasta que en 1997, por problemas económicos, sus dueños lo cerraron y entró en el abandono.

En las últimas semanas, los especialistas visitaron la tradicional confitería y documentaron el estado de las instalaciones. También arrancaron con las tareas de limpieza y fumigación, y colocaron guardia policial. El lunes comenzó la recolección de elementos con valor patrimonial del edificio, para restaurarlos y luego devolverlos a su lugar original.

Uno de los 12 departamentos que se usaban como vivienda. Foto: Andrés D'Elía.

Uno de los 12 departamentos que se usaban como vivienda. Foto: Andrés D’Elía.

A ese equipo técnico se suman 100 restauradores de la Cámara de Diputados, 50 del Senado y seis asesores de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos. Todos coordinados por la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino, integrada por diputados y legisladores, que se creó a principios de julio, luego de que se transfiriera el inmueble al Congreso de la Nación, en enero.

Pero las zonas del edificio en peor estado están debajo de todo eso. Son la planta baja -donde está la confitería- y los subsuelos, el tercero de los cuales está completamente inundado. Esto es lo que más preocupa al equipo técnico: dicen que Aysa les confirmó que el problema estaba en un caño maestro de agua, pero que para poder solucionarlo hay que remover el andamio que cubre las fachadas. Algo no tan simple de concretar, ya que implica una serie de gestiones con el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, que es el que contrató el uso de esa estructura.

El patio de uno de los departamentos, en el pulmón de manzana. Foto: Andres D'Elía

El patio de uno de los departamentos, en el pulmón de manzana. Foto: Andres D’Elía

Por lo pronto, la creación de la Comisión Bicameral se planteó un plazo de 90 días para presentar un plan de acción. Se hará un estudio técnico de la fachada y del interior, para así definir el presupuesto de la obra.

Mientras tanto, el martes se firmará un convenio que compromete a trabajar en conjunto a todas las partes implicadas: la comisión del Congreso, el Ministerio del Interior de la Nación y el de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad. El texto fue redactado por el Ministerio de Gobierno porteño.

Confitería del Molino: un ícono del Art Nouveau que convocaba políticos y artistas

La restauración no sólo entrará por los ojos, sino también por nariz y boca. Es que el proyecto incluye la recuperación de las viejas recetas de la confitería, esas que terminaron de configurar la identidad del lugar. “Tenés que fabricar el mismo pan dulce que se elaboraba acá”, explican desde el equipo. Para eso, historiadores entrevistarán a los antiguos empleados gastronómicos del local. Con esos viejos saberes se elaborará la pastelería en el primer subsuelo, de acuerdo a la ley de 2014 que aprobó la expropiación de la Confitería del Molino.

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D'Elia

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D’Elia

El equipo técnico espera que puedan hacerse visitas guiadas antes de fin de año, al menos por algunos sectores del edificio. Todo depende de cuánto se avance en una restauración que parece traer muchas sorpresas.

Los futuros usos

El equipo que restaura la Confitería del Molino definirá la forma. Pero la ley ya definió el contenido: la norma de 2014 que aprobó la expropiación de la Confitería del Molino establece cuáles serán los usos de cada ambiente del edificio. Así es como en la planta baja y el subsuelo funcionará una confitería, un restaurante o un local de elaboración de productos de panadería o pastelería. El local será concesionado, y del dinero que aporte ese permiso saldrá el presupuesto para solventar el mantenimiento y la gestión del edificio.

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D'Elia

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D’Elia

El resto del inmueble será destinado a un museo dedicado a la historia de la confitería y un centro cultural, que se llamará “De las Aspas”, en homenaje al ornamento que dio nombre al local, donde se expondrán obras de jóvenes artistas argentinos.

Los pisos superiores, en tanto, “deberán consagrarse a actividades culturales, legislativas y de difusión de los valores del pluralismo y de la democracia”, según se estableció el año pasado.

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D'Elia

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D’Elia

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D'Elia

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada. Foto: Andres D’Elia

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada.

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada.

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada.

La Confitería del Molinio por dentro. Así quedó luego de estar 20 años cerrada.

 

 

Fuente: https://www.clarin.com

Comentarios

comentarios