Mirador Virtual Mobile

Gimnasia fiel a su costumbre: Ganó sufriendo

Gimnasia y Esgrima de Mendoza derrotó en el estadio Víctor Legrotaglie a Unión de mar del Plata. El gol fue de Jonathan Lastra. Además reapareció el defensor Federico Pomba.

Pese a la excesiva cautela del entrenador Sergio Arias, Gimnasia y Esgrima de Mendoza derrotó con innecesario padecer por uno a cero al correcto equipo de Unión de Mar del Plata. El recién ingresado Jonathan Lastra, a los diez minutos del segundo tiempo, puso la única emoción del partido en favor de los Pitucos del Parque.

La primera muestra exagerada de respeto a su rival por parte del DT local, fue incluir solo a Lucas Farías como delantero de punta, con la compañía de Sergio Oga, que realizó el doble trabajo de enganche y media punta.

Bien sabido que el cordobés no siente para nada la misión de meterse a trabajar físicamente en el área y desgastarse en la fricción. Todo lo contrario, es fino, tiene pegada y cambio de ritmo.

Primer error grave del entrenador. Es decir, prefirió regalar el mediocampo y atacar sin orden, a poseer la pelota con descargas a delanteros punzantes.

Sin presión en ningún lado del terreno Unión se hizo dueño de la pelota. Gimnasia en la inicial era solo aproximaciones inocentes y sin profundidad. Por ese motivo las más claras fueron para el Celeste.

A los veintitrés un córner muy bien ejecutado por Nicolás Ramírez encontró a Brian Cucco que con frentazo potente produjo el temblor del travesaño de Mauro Leguiza. Sobre los treinta y ocho nuevamente Ramírez shoteó un tiro libre que Leguiza rechazó y acto seguido resultó jugada invalidada pese a que Martin Quilez la mandaba dentro del arco.

En el primer tiempo Gimnasia fue nada y Unión solo ganas. Con eso le alcanzaba a los marplatenses para confiar en llevarse un premio a casa.

Seguramente en el complemento, el resto anímico visitante menguo. Solo por eso, y por el ingreso de otro delantero, es decir Jonathan Lastra por el intrascendente Elvio Fredrich, Gimnasia en los quince iniciales del complemento desempeñó sus mejores momentos.

A los diez un cambios de ritmo y pase mágico de Oga que vio la carrera amenazante de Carrizo, dio lugar a un pase magistral del marcador de punta que Lastra solo tuvo que empujar al gol.

Era unos a cero, premio al ataque tibio pero constante y desconcierto para Unión que por primera vez se equivocaba al defender.

Luego del gol, nuevamente Arias puso su sello en el trámite del juego. Cuando Unión se quedaba sin físico y sin juego, sacó a Farías, ingreso Garay para defender y raspar en el medio, y no conforme con eso se fue de la cancha Oga y metió a Federico Pomba para bajar la persiana definitivamente.

Una pena que el entrenador no haya mirado el reloj y leído la conducta rival. Restaban doce minutos más el descuento. Una eternidad para regalarle el campo y la pelota a un equipo herido pero con recursos de ataque.

Unión se adelantó nuevamente y en tres ocasiones tuvo servido el empate: A los veinticinco Lucas Defranchesco recibió centro de Cuchi y desvió por poco en posición oblicua; a los cuarenta y ocho Ramírez, solo remató desviado ante la desesperación de Leguiza y finalmente Cucco volvió a cabecear sin acierto al aprovechar un centro de Ramírez.

Ganó Gimnasia por uno a cero y eso es lo que importa. Suma y se aleja del descenso. De a poco nos vamos dando cuenta por que se pierden puntos y la única respuesta es el exceso de respeto a sus rivales.

Ahora llegará Los Andes en la próxima fecha, que en Lomas de Zamora defenderá la vanguardia de la tabla a su favor. El fixture le da a Gimnasia y Esgrima de Mendoza la posibilidad de atreverse a dar una sorpresa.

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta