Mirador Virtual Mobile

La historia de Jonathan, el rugbier gay atacado por una patota: “Me ahogaba tragando mi propia sangre, pensé que me mataban”

Hace una semana, un joven de 25 años fue brutalmente golpeado en un McDonalds de Palermo. Mientras lo pateaban, le decían: «Hay que matarlo por puto».

El viernes pasado, una patota atacó a Jonathan Castellari en un McDonald’s de Palermo. Mientras lo golpeaban salvajemente y en público, Jonathan escuchó una frase: «Hay que matarlo por puto». Una patada le provocó una fractura cerca de una de sus órbitas oculares y lo dejó al borde de perder un ojo. Necesitó, además, ocho puntos de sutura. Hoy, ya de alta, el joven escribió una carta abierta que Infobae publica en exclusiva.

«Soy Jonathan Castellari, tengo 25 años y me crié en La Paternal. Siempre supe que era homosexual, sin embargo, traté de amoldarme a lo que la sociedad esperaba que fuera. A los 16 años, decidí contárselo a mi vieja pero me fui de casa escuchando su voz. Me decía: «Preferiría haberte abortado».

Nací en una familia «tradicional» y en mi casa siempre se vivió el machismo: el sobrino que tenía que ir a debutar, la mujer que tenía que levantar la mesa mientras el hombre miraba el partido. Ni hablar si en la televisión aparecía una pareja de varones chapando: «Cambiá esta mierda», «poné otra cosa», «sacá a estos putos».

Fuente: Infobae

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta