Mirador Virtual Mobile

La Presidenta viaja hoy a Roma y se reunirá el domingo con Francisco

ROMA.- En una suerte de visita de «despedida» y en plena campaña electoral, la presidenta Cristina Kirchner llegará mañana a Roma, donde el domingo será recibida por cuarta vez por Francisco en el Vaticano.

La Presidenta también será, al día siguiente, una de las principales oradoras en la 39a. Conferencia de la FAO, la organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas, que tiene su cuartel general en esta capital y que le otorgará un premio al país en reconocimiento a sus progresos en la lucha contra el hambre.

Se reunirá, además, el sábado con su ex par brasileño Lula da Silva, que también hablará ante la FAO; y almorzará el lunes con el flamante presidente de Italia, Sergio Mattarella.

Fiel reflejo de que los tiempos han cambiado, por segunda vez la Presidenta arribará a Roma a bordo del Tango 01, algo que no sucedía en tiempos de fuerte tensión con Italia por los «tango-bonds» caídos en default, cuando se temía que la aeronave podía llegar a ser embargada, como sucedió con la Fragata Libertad en Ghana. Como en septiembre pasado, el avión presidencial llegará al aeropuerto de Ciampino.

Como siempre, la primera mandataria se alojará en una suite del lujoso hotel Eden, cercano a la Piazza di Spagna y de los jardines de la Villa Borghese, famoso por su terraza con un restaurante con vista espectacular a la Ciudad Eterna.

Aunque aún se desconocía la composición de la delegación que la acompañará, tal como se había adelantado, la Presidenta será recibida por Francisco el domingo, a las cinco de la tarde. El Papa le concedió una audiencia a Cristina, luego de un pedido de la Presidenta. Aunque en diversas entrevistas dijo que no iba a recibir más a políticos argentinos por tratarse de un año electoral, el de la Presidenta es un caso distinto. La Secretaría de Estado del Vaticano nunca niega audiencias con el Papa a jefes de Estado que la piden, más aún si mantienen buenas relaciones con la Santa Sede.

A diferencia de las otras tres veces que Cristina estuvo en el Vaticano -en marzo de 2013 y en marzo y septiembre de 2014-, esta vez todo apunta a que será distinto. No habrá almuerzo en la residencia de Santa Marta, un formato informal e inusual dentro del estricto protocolo del Vaticano. Esta vez todo será más acotado.

Francisco, que el sábado hará una intensa visita apostólica de casi 12 horas a Sarajevo, capital de Bosnia-Herzegovina, recibirá a la Presidenta en un estudio adyacente al aula Pablo VI, el mismo lugar en el que tuvo su primer encuentro cara a cara, el domingo 10 de mayo, con el presidente de Cuba, Raúl Castro. Fiel reflejo de que todo será distinto a las oportunidades anteriores -sobre todo a la última, cuando la mandataria argentina sorprendió al Vaticano y dejó a muchos boquiabiertos al llegar con una inesperada y ruidosa delegación de jóvenes de La Cámpora-, una hora antes de la cita con su compatriota, a las 16, el Papa recibirá al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Más allá de las afinidades con el sucesor de Hugo Chávez y de que uno sale y el otro entra a ver al Papa, el rígido protocolo del Vaticano prevé que los dos mandatarios no se crucen.

Aunque no había nada confirmado, se espera que después de su cuarto -y último- encuentro con el Pontífice, la Presidenta tenga un encuentro con la prensa, sobre todo teniendo en cuenta que en la Argentina el domingo se celebra el Día del Periodista.

El día antes de ver al Santo Padre, la Presidenta se reunirá el sábado, a las 18, en el hotel Eden, con su ex colega brasileño Lula. El lunes, en tanto, luego de disertar por la mañana ante la FAO, Cristina Kirchner almorzará en el Palacio del Quirinale con el presidente de Italia, Sergio Mattarella. Por la tarde, en Ciampino abordará el Tango 01 con destino a Buenos Aires, evitando pasar por la Expo de Milán.

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta