Mirador Virtual Mobile

La toma del edificio de Educación Provincial en Mar del Plata

El texto fue escrito por el Prof. Luis Alberto DISTEFANO, Secretarios de Asuntos Docentes de Gral. Pueyrredon en su Facebook.

 

«Como funcionario de carrera docente en ejercicio del cargo de Secretario de Asuntos Docentes Distrital y como profesor en ejercicio de los Niveles Secundaria y Superior, me permito expresar mi pensamiento en relación al reclamo de los estudiantes y su decisión de tomar el edificio que en Mar del Plata alberga a los organismos desconcentrados y dependencias de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires.

Creo válido comenzar justamente aclarando que la toma no es sólo al Consejo Escolar. Éste es un organismo independiente del resto, siendo sus autoridades los Consejeros Escolares elegidos por el voto popular cuya función es entre otras, la de administrar los recursos que la Provincia debe enviarles para infraestructura y mantenimiento de las escuelas por ejemplo. Cada Consejo Escolar representa en su conformación a los partidos políticos que obtuvieron la posibilidad de acceder proporcionalmente a él. En nuestra ciudad, los consejeros representan a la alianza Cambiemos, Acción Marplatense y Frente Marplatense. A diferencia del resto de los organismos y dependencias que poseen una autoridad unipersonal, el Consejo tiene funciones legislativas y ejecutivas a la vez. Toma decisiones en el marco de consensos o votación entre sus miembros.
Todas las autoridades nos reunimos periódicamente en el marco de la Unidad Educativa de Gestión Distrital (UEGD) compuesta por el Consejo Escolar, la Secretaría de Asuntos Docentes, la Jefatura de Inspección Distrital, el Municipio, la Delegación de Infraestructura y la totalidad de los sindicatos docentes y no docentes entre otros. En estas reuniones se han planteado sistemáticamente en estos últimos años la urgencia de intervención del Gobierno Provincial en cuestiones vinculadas a la problemática de infraestructura, falta de mobiliario, mantenimiento, etc. Se analizan situaciones y se resuelven prioridades.
De todas estas reuniones se labran actas que son elevadas a la Dirección General de Cultura y Educación, así como cada representante de la gestión educativa solicita a sus superiores las debidas intervenciones. Las respuestas obtenidas durante estos últimos años han sido al menos escasas.
El reclamo de los estudiantes es legítimo y acompañado por todos ya que formamos parte del mismo Sistema Educativo. A cada uno nos toca responsabilidades diferentes y aportamos nuestro compromiso por mejorarlo. Si bien las cuestiones de recursos económicos para resolver las necesidades de los servicios educativos no forma parte de mi conocimiento o competencia, no puedo dejar de decir que a lo largo de los casi diez años que llevo desempeñándome en la SAD, todos los ciudadanos que han conducido el Consejo Escolar han gestionado mayores recursos provinciales, sin obtener una respuesta válida que permita resolverlos definitivamente. Basta con leer todas las actas de la UEGD de estos años.
En el caso particular de la Secretaría de Asuntos Docentes, éste organismo tiene la función de supervisión técnico administrativa de las escuelas y la conducción distrital de los asuntos docentes. Su mayor responsabilidad son las asambleas en las que se nombran a la totalidad de los docentes que dictan clases en los Jardines de infantes, Primarias, Secundarias, Institutos Terciarios, Escuelas Especiales, Centros de Educación Física, etc. todos estos de Jurisdicción Provincial. Es decir, la puerta de entrada al ejercicio de la docencia en nuestra Provincia.
En este organismo provincial no contamos con un presupuesto que permita la compra de insumos básicos. Arribando al mes de septiembre ni siquiera recibimos dinero para compras menores, debiendo afrontar con nuestros salarios los pagos de la totalidad de los gastos operativos de una sede que en Gral. Pueyrredon cuenta con setenta empleados. Limpiamos nuestras catorce oficinas visitadas diariamente por cerca de quinientos docentes porque no nos designan personal de limpieza desde 2013. Contamos con siete computadoras de la Provincia (una cada diez personas) cuando todas nuestra acciones requieren este recurso. A pesar de esto, seguimos trabajando porque sabemos que de nosotros depende que cada niño y adolescente tenga un docente frente al aula en el menor tiempo posible, luego de recibido el pedido de cada Director.
La toma de nuestra casa nos duele porque así consideramos a nuestras oficinas. Porque ahí nos sentimos orgullosos de ser empleados públicos en un organismo modelo de gestión descentralizada, en el que garantizamos la aplicación de la norma asegurando el derecho de todos los docentes al acceso al trabajo, sin influencia política.
Ahí no solo están los bienes del estado provincial y documentación imprescindible para el funcionamiento de la SAD y de los demás organismos y dependencias. Están también nuestras computadoras personales que suplen las que no nos brinda la DGCyE.
Más allá del acompañamiento de nuestros inmediatos superiores en La Plata, he sentido en estos últimos días que nos han dejado absolutamente SOLOS. Ningún funcionario provincial llegó a la ciudad. Ningún funcionario provincial al menos llamó para comprometerse a enviar recursos que permitan resolver urgencias. Ningún funcionario provincial se puso en nuestro lugar.
Solo se limitaron a pedir informes de situación o nuevos relevamientos que no difieren de los ya enviados por el Consejo Escolar, Jefaturas o Delegación de Infraestructura.
Viví personalmente ser “plantado” la semana pasada por un Subsecretario al que, aprovechando su paso por la ciudad, le pedí telefónicamente dialogar para expresarle la situación de las Secretarías de Asuntos Docentes de la Provincia y dejarle una carpeta con propuestas para optimizar nuestro sistema educativo. A la hora en la que me recibiría ya estaba en otra ciudad del gran Buenos Aires…
Ayer, en el rostro de cada autoridad educativa distrital pude ver que a todos nos pasa lo mismo, solo que ellos no pueden expresarlo públicamente por su responsabilidad política.
Elijo creer en la actitud y las palabras de nuestra Gobernadora. Aunque en lo personal no comparta ideológicamente su posición política, me representa su decisión de luchar contra la corrupción y transparentar el funcionamiento de cada Ministerio, logrando así optimizar los recursos que permitan que éstos lleguen a quienes más lo necesitan. En el caso de la Dirección General de Cultura y Educación, solo faltan decisiones. No se requiere legislación sino que cada actor se haga cargo de la función que desempeña.
Espero sinceramente que esta próxima semana podamos retomar nuestro trabajo ya que la única perjudicada termina siendo la escuela pública estatal. Sus alumnos, sus docentes y sus auxiliares.
Y fundamentalmente, deseo que quienes tengan la responsabilidad nos permitan sentarnos con los estudiantes que luchan desde sus convicciones y demostrarles que el Estado está presente garantizándoles el acceso a una educación estatal digna y de calidad.»
Prof. Luis Alberto DISTEFANO
Secretarios de Asuntos Docentes de Gral. Pueyrredon
Mar del Plata, 2 de septiembre de 2016

 

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta