Mirador Virtual Mobile

Libros para niñ@s en tiempos del Ni una menos

Una serie de títulos rescatan a mujeres de la historia, en línea con las reivindicaciones feministas.

Frida Kahlo. Una de las historias de mujeres notables que recopila “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”

Atrás quedaron los tiempos en que una niña que quería saber sobre feminismo debía encontrar y leer de ojito los libros de su madre, subrepticiamente escondidos en alguna parte. Ya no se trata de la divulgación feminista de los ’70. En 1973 El varón domado de Esther Vilar y la novela Miedo a volar de Erica Jong, suscitaron a la vez escándalo y éxito de ventas. Un año después, una activista brasileña, Heloneida Studart publicó Mujer, objeto en la cama y en la mesa, más los textos de las activistas americanas que ya venían desde hacía una década revolucionando la casa como Betty Friedan y la gran Gloria Steinem. Hoy por hoy, hasta se edita material exclusivo para niñas -y niños, ya que estamos- que quieran enterarse de qué va el feminismo y de una cincuentena de mujeres desconocidas para el mundo actual. Los sucesos de reivindaciones femeninas de estos últimos años, hicieron subir las ventas editoriales en el género y también crearon un discurso de moda. La mayoría de las producciones que anda dando vueltas para chicos no enfoca el feminismo desde un lugar teórico, sino visibilizando mujeres que quedaron ocultas en la trama patriarcal de la historia.

En 2015, la revista y editorial Sudestada inauguró su colección Antiprincesas con Frida Kahlo para chicos y chicas, a la que siguió Violeta Parra para chicos y chicas y Juana Azurduy para chicas y chicos. También otros volúmenes con María Elena Walsh; Mercedes Sosa; Las abuelas de Plaza de Mayo; Mujeres Zapatistas; y el colectivo Ni una menos son materia de lectura que esta editorial ofrece.

La ola de feminismo para niñas no es exclusiva de Argentina. Ya en 2011, Eve Ensler, la alemana autora de los célebres Monólogos de la Vagina había dedicado un volumen a las adolescentes: Soy una criatura emocional. En ese libro, con un lenguaje directo, se mete con los problemas de la edad: anorexia, chicos y sexo, maternidad adolescente, trabajo adolescente, emociones desbordadas. Otros libros enfocados ya no en el discurso feminista, sino en la igualdad entre los géneros, son los libros Chicas audaces y Chicas intrépidas de Emma Wonder, editados en 2012 por V&R editoras, libros de datos y consejos, que van desde cómo hacer un código secreto o tomas de defensa personal a cómo tener los pies fabulosamente suaves, pasando por una historia sintética del sufragio femenino.

Dos libros específicos y muy recomendables, dirigidos a las niñas, aparecieron recientemente. El primero, Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes fue escrito por las italianas Elena Favilli y Francesca Cavallo. Lo publicaron por primera vez en Italia gracias a una campaña en Kickstarter -un sitio web de micromecenazgo para proyectos creativos-, gracias al cual obtuvieron 675 mil dólares de más de 13 mil personas -cuyos nombres figuran en las últimas páginas del libro-. Se trata del libro para niños que obtuvo mayores contribuciones desde que existe Kickstarter. Y no es para menos; además de tratarse de un libro bello con decenas de ilustradoras para cada página, tiene el mérito de ser un catálogo de mujeres notables de la historia hasta nuestros días en todos los ámbitos, desde políticas como Hillary Clinton, Eva Perón o la presidenta africana Ameenah Gurib-Fakim a la super modelo sudanesa Alek Wek, la levantadora de pesas musulmana Amna Al Haddad a Coy Mathis, la primera niña transgénero de Estados Unidos. El libro agrega además un puñadito de mujeres de la historia -esa que escribieron los hombres- como Cleopatra, Nefertiti, Catalina de Rusia y logra trascender el clásico del “estrellato” femenino de las vanguardistas que estamos acostumbrados a leer cada vez que nos enfrentamos al tema: Amelia Earhart, la aviadora; Marie Curie, Cocó Chanel, Clarice Lispector o Virginia Woolf. Tal vez la estrella del libro sea Malala, la activista pakistaní que recibió el Premio Nobel de la Paz en 2014, a los 16 años, por luchar para que en su país las niñas accedieran a la educación. “Nada hay más poderoso que una niña con un libro”, es su lema y eso parece bastante cierto si atendemos a la estadística de la ONU de 2015: en los países menos desarrollados, sólo el 51% de las mujeres sabe leer y escribir.

Mamá, quiero ser feminista de la española Carmen G. de la Cueva -quien en su país dirige un colectivo virtual dedicado sólo a la literatura femenina y acaba de fundar La señora Dalloway, una editorial feminista-, presenta a las niñas mayorcitas, escritoras de todo el mundo, a la vez que habla desde su autobiografía y su descubrimiento de la literatura y las diferencias de género. Desde Astrid Lingren, la autora de Pippi Calzaslargas, a la infaltable Louise May Alcott, a autoras del siglo XX que cuestionaron el rol desde una posición rotunda y trágica, como Sylvia Plath. También se trata de un libro objeto muy bello, que demanda de los lectores atención y detenimiento.

En la contrapartida a este libro puede citarse uno muy reciente, Feministas para colorear con textos de Carolina Aguirre y dibujos de Eliana Iñiguez. La elección de los personajes es interesante ya que abarca a mujeres argentinas como Alicia Moreau de Justo o Silvina Ocampo, aunque es bastante discutible su objetivo: ¿puede un niño que pinte el vestidito de Victoria Ocampo entender la diferencia entre ella y Cruella de Vil?

También la muñeca Barbie en sus comienzos en los ’60, tuvo un viso transgresor y feminista: tenía ocupaciones que no eran las habituales de las mujeres (¡fue astronauta!), no estaba casada con Ken ni tenía hijos, cosas que por aquel entonces eran imposibles de saltear. Además, estaba inspirada en una muñeca erótica alemana, Bild Lilli. Después, corrieron otras aguas bajo el puente y resultó ser un modelo opresor de la mujer a través de la moda, de la figura femenina y de su rol en la sociedad.

Una mujer puede estar cuestionándose: ¿cómo criar a los hijos para que aspiren y reclamen la igualdad de derechos? La respuesta: Querida Ijeawele: cómo educar hijos en el feminismo, el libro de la activista y novelista nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie. Nuevos vientos soplan para las mujeres y son necesarios; el tiempo dirá cuáles quedan y cuáles se esfuman por frívolos.

Fuente: Diario de Cultura

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta