Mirador Virtual Mobile

Marcelo Tinelli estuvo en Necochea y fue a la cancha

El conductor de televisión apareció en el partido entre Rivadavia y Villa del Parque y convulsionó el estadio

No fue un sábado más de fútbol en el Panamericano de las aguas corrientes con el partido entre Rivadavia y Villa del Parque por la última fecha del torneo local, ya que el estadio por excelencia del balónpie de la ciudad se vio convulsionado por la inédita presencia del afamado conductor de televisión y empresario, Marcelo Tinelli.
El oriundo de Bolívar está en pareja hace algunos años con la necochense Guillermina Valdes, y aprovechando su presencia en la ciudad este fin de semana y el contacto que lo une con Javier Giordano, allegado al club decano, aprovechó para acercarse a ver una de sus pasiones como es el fútbol, de hecho, la actualidad lo encuentra como vicepresidente del Club Atlético San Lorenzo de Almagro y como uno de los hombres fuertes de la cúpula dirigencial del fútbol nacional.

En lujoso vehículo
Si bien se comentaba desde temprano en la zona baja del Panamericano que Tinelli estaba almorzando con un allegado de Rivadavia y que acto seguido iría a la cancha a ver el partido, el conductor de Showmatch y «Bailando por un Sueño” llegó al estadio en un lujoso vehículo negro cuando promediaba el entretiempo del cotejo. Para ese entonces, algunos dirigentes del club local habían comenzado a acondicionar el sector de cabinas de transmisión con desodorante de ambiente para albergar cómodamente a Tinelli (dicho sea de paso, lo podrían hacer más seguido), y a medida que se observaban esos movimientos el público comenzó a excitarse con la inminente llegada de una de las figuras más representativas de la TV nacional, más aún los chicos y adolescentes que lo esperaban agazapados con sus celulares preparados.
Finalmente, cuando Tinelli hizo su ingreso al estadio junto a dirigentes locales por el acceso de calle 63, una oleada de gente lo recibió y éste, vestido de oscuro y con gorra visera, trató de avanzar como pudo, entre la custodia tranquila de algunos efectivos policiales, saludos y alguna que otra foto, pero raudamente hacia la platea local y por ahí hacia las escaleras que lo condujeron a las cabinas.
Ya más cómodo y rodeado de directivos locales en uno de los puestos de transmisión, Tinelli se mostró muy interesado en el presente futbolístico de Rivadavia y ante la mirada de muchos pares de ojos que se asomaban por el vidrio de la cabina habló algunas palabras con los medios, explicando que «la mamá de mi mujer es muy amiga de los directivos del club y cuando me dijeron que jugaban tres y media y que además el marido de la íntima amiga de mi mujer juega de 10 acá en Rivadavia (por Ignacio Inda) dije bueno, lo tengo que ir a ver, así que comimos y vinimos para acá”.
Asimismo, Marcelo expresó que «es muy lindo ver fútbol, y ver fútbol del interior me hace acordar mucho a mi ciudad, así que está bueno venir a ver esto también”.

Festejo de gol
Luego de ello, el conductor televisivo fue agasajado con gaseosa y hasta se metió de lleno en el juego e inclusive festejó el gol de Germán De La Vega que le dio el triunfo a Rivadavia. A todo esto, fue testigo de varios curiosos que se olvidaron de que se estaba jugando un partido para mirar permanentemente los movimientos de Tinelli en la cabina, hasta una mujer policía que hizo todo lo posible con su cámara de celular para quedarse con un recuerdo de la curiosidad del día.
Finalmente, cuando pasaron los 40 minutos del complemento, Marcelo Tinelli decidió retirarse del estadio acompañado por los directivos locales y nuevamente una buena cantidad de «fanáticos” que lo siguieron hasta el último instante cuando se subió al auto y se alejó de la cancha con sus amigos de confianza. Sin dudas, una visita tan inesperada como revolucionaria en el Panamericano de las aguas corrientes este sábado.///
Fuente: EcosDiarios

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta