Mirador Virtual Mobile

Marcos Mata y Adrián Boccia, dos históricos que reflexionan sobre la Liga donde crecieron

Serán protagonistas del San Lorenzo-Boca que pone en marcha el Súper 20. Opinaron sobre el poderío del equipo de Boedo, el formato de disputa y las fichas ilimitadas de extranjeros.

Un clásico del deporte argentino abrirá el telón de la temporada de básquetbol. En un escenario particular -el estadio de La Pedrera, San Luis-, se enfrentarán Boca y San Lorenzo en el arranque del Súper 20, el certamen que sirve como previa a la Liga Nacional. El tricampeón chocará con un conjunto que, al menos en lo previo, armó su mejor plantel en varios años y sueña con volver a la pelea grande del ámbito local. El partido comenzará a las 21 y podrá verse por TyC Sports.

Ambos clubes tienen dos símbolos de la pelota naranja que comenzaron su recorrido hace ya bastante tiempo: Adrián Boccia, que debutó con la camiseta azul y oro hace 20 temporadas, y Marcos Mata, que lleva 15 años como profesional. Son hombres de jerarquía, ambos con pasado de Selección, experiencia y ganas de más, y ofrecen ante Clarínsus visiones de pasado, presente y futuro.

Un joven Boccia en sus comienzos: en el año 2000, representando a la Selección. Fue parte del Mundial Sub 21 de Japón, en el que Argentina se colgó la medalla de bronce. (Foto: Archivo Clarín).

Un joven Boccia en sus comienzos: en el año 2000, representando a la Selección. Fue parte del Mundial Sub 21 de Japón, en el que Argentina se colgó la medalla de bronce. (Foto: Archivo Clarín).

“Llegamos muy bien. No estamos en el mejor ritmo, obvio, pero lo vamos a ir tomando”, arranca Mata. Para Boccia, se trató de una puesta a punto de alta exigencia.“Yo ya tengo algunas temporadas -dice entre risas- y fue una de las más duras. Tenemos muchas expectativas porque se armó un lindo plantel. El Súper 20 será una buena medida para ver dónde estamos parados y nada mejor que comenzar con el mejor rival”.

Justamente, San Lorenzo es el equipo a vencer. Va por el cuarto título de Liga, por su primer Súper 20, por el bicampeonato de América y hasta por la Intercontinental. Todo esto llevó a que se instalara una idea en el ambiente, sostenida por muchos, no compartida por otros: que los de Boedo “rompieron la Liga”.

Mata, junto a Nicolás Aguirre y Walter Herrmann, en el festejo de la Liga Nacional 2016. El marplatense tiene nada menos que seis títulos. (Foto: Archivo Clarín)

Mata, junto a Nicolás Aguirre y Walter Herrmann, en el festejo de la Liga Nacional 2016. El marplatense tiene nada menos que seis títulos. (Foto: Archivo Clarín)

A Mata lo tiene sin cuidado: “Al principio por ahí me jodía, ahora lo tomo como algo normal. Siempre hay equipos que se preparan como nosotros y si las cosas se hubieran dado de otro modo, no se diría nada. El día que no ganemos, van a tener que cambiar el speech”.

Boccia coincide y hasta marca distancia con los críticos: “Me encanta que haya un equipo así. En toda liga del mundo hay uno o dos que están por encima del resto. Están equivocados los que dicen eso. Al contrario: hay que esforzarse más y hacer equipos competitivos para pelearle. San Lorenzo le hizo muy bien a la Liga, nos representa en el mundo, le ganó a Real Madrid, a Barcelona, fue a la NBA… Son cosas a imitar”.

En las últimas dos décadas o en los pasados cinco lustros, el escolta o alero de Boca -pese a que jugó casi 10 años en España- y el alero de San Lorenzo vivieron muchísimas cosas en la Liga Nacional, títulos incluidos (6 para Mata, 1 para Boccia). Hoy son otros jugadores en otra competencia.

Boccia cumple su tercer ciclo en Boca, club en el que debutó en 1998 y por el que pasó también en la temporada 2015-16 para retornar a mediados de 2017. (Foto: La Liga Contenidos)

Boccia cumple su tercer ciclo en Boca, club en el que debutó en 1998 y por el que pasó también en la temporada 2015-16 para retornar a mediados de 2017. (Foto: La Liga Contenidos)

“Vas entendiendo más cosas del juego -asegura Mata-. Más allá de que tratás de ser lo más atlético, lo más rápido, lo más ‘todo’ posible, sabés que de a poco lo vas a ir perdiendo. Entonces intentás jugar con el conocimiento, pensando, hablando con el entrenador, que es algo que antes no hacía. Me sigo enojando, eso sí. Pero es normal, porque quiero mejorar. El día que no me enoje si algo me sale mal, me retiro”.

Boccia, por su parte, intensificó los momentos de preparación física: “Hoy termino de entrenarme y enseguida hablo con un entrenador y un PF para seguir en actividad y no quedarme, porque a mi edad, cada temporada es más dura y no quiero perderme un partido”. Y se cuida con las comidas, claro. “Ahí, Ossemani (José, el histórico fisioterapeuta de Boca) nos recomienda cosas. No te digo que nos diga qué hacer, pero sí nos da una idea. En casa, mi señora me ayuda mucho con eso. A esta altura, y pese a que tengo una genética buena que me ha permitido no sufrir lesiones graves en mi carrera, me cuido muchísimo para no tener problemas físicos”.

Mata contra Filipinas, en el Mundial de España 2014, su mayor torneo en la Selección junto a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Foto: EFE)

Mata contra Filipinas, en el Mundial de España 2014, su mayor torneo en la Selección junto a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Foto: EFE)

¿En qué cambió el juego desde finales de los ‘90 y principios de los 2000, cuando empezaron? “Hoy ves al 5 y al 4 tirar triples, dribblear, bancarse a un base en un cambio de marcas, algo impensado en aquella época”, sentencia Boccia, mientras que Mata dice que “es mucho más dinámico, de transiciones; hay que llegar y tirar el mejor tiro, no importa si es a los 4 segundos”.

Hay puntos en los que coinciden plenamente respecto de la competencia local. Uno es el modo de disputa: “Son demasiados partidos y a una familia tipo le cuesta venir a todos, tiene que elegir. Y nosotros viajamos muchos. Queremos ser como la NBA cuando no se puede. Son cosas a rever: si no puede venir la gente y el jugador no rinde a tope porque está cansado, ¿le sirve al espectáculo?”, se pregunta Marcos.

Marcos Mata deja su firma en una camiseta, durante el media day de San Lorenzo. (Diego Díaz)

Marcos Mata deja su firma en una camiseta, durante el media day de San Lorenzo. (Diego Díaz)

Adrián completa: “Me gustaba el formato de partidos en viernes y domingo. Tenías más tiempo para entrenar y a los chicos les servía mucho más. Hoy te la pasás jugando y casi no entrenás porque el día libre descansás. En la NBA, Popovich tiene un plantel amplio y puede hacer descansar jugadores. Acá tenés sólo ocho fichas mayores y no todos tienen Sub 23 de nivel para competir una Liga larga”.

El último punto que los une es el de las fichas extranjeras. Mata es compañero de seis foráneos (cinco estadounidenses y un uruguayo) y asegura. “Los queremos porque potencian la liga. Pero de Nacional ya no sé qué tiene. Cuando están en la cancha, quiero que sean los mejores del mundo, pero es todo un tema, porque les estamos sacando trabajo a los nacionales”. Boccia reafirma la idea: “Lo que molesta es que vengan extranjeros de bajo nivel y haya nacionales buenos que se vayan a Brasil o Chile. En mis años en España, todos los entrenadores me hablaban maravillas de los jugadores argentinos. La Liga es nuestra y los talentos van a seguir saliendo, pero tenemos que cuidarlos”.

 

 

Fuente: Clarin

Comentarios

comentarios

EL TIEMPO
26°
nubes dispersas
Humedad: 44%
Viento: 7m/s NNO
Máx: 22 • Mín: 20
19°
Mie
17°
Jue
13°
Vie
16°
Sab
Weather from OpenWeatherMap