Mirador Virtual Mobile

Modifican genéticamente a la papa para que no se ponga negra

Investigadores del INTA-Balcarce lograron eliminar el gen que hace que la papa se ponga negra luego de cortarla o pelarla.

Pelar papas y que al rato se pongan negras. Cualquiera que haya pasado por la experiencia de cocinar este tubérculo tan frecuente en la gastronomía argentina habrá notado que se debe iniciar la cocción enseguida para evitar que se pongan negras.

Investigadores del INTA-Balcarce consiguieron desarrollar una técnica de edición génica que logró modificar el gen de polifenol oxidasa, presente en el cultivo de la papa y responsable de la oxidación que se produce luego de cortar o pelar el tubérculo, momento en que entra en contacto con el aire.

Cuando una papa se pone negra es descartada, no sólo por el consumidor, sino también por la industria, lo que genera importantes pérdidas. Además, cuando la papa se pone negra se ve afectada su calidad nutricional y también su sabor.

“Comprobamos que somos capaces de generar dentro de una célula de papa una maquinaria de edición génica que se dirige específicamente al gen elegido y cambia su secuencia genética”, explicó Sergio Feingold, director del laboratorio de Agrobiotecnología de INTA, quien encabeza el equipo que lleva cinco años trabajando en esta técnica. Mediante la técnica CRISPR/Cas9, conocida como “tijeras génicas”, se realizan de manera intencional “cambios dirigidos en el material genético de plantas y animales de consumo, con el objetivo de mejorar su producción y calidad”, detalló.

La oxidación de la papa es un proceso que está “relacionado con la actividad de la enzima polifenol oxidasa que cataliza la oxidación a diferentes compuestos fenólicos con la consecuente transformación a pigmentos oscuros antinutricionales no deseables para la calidad industrial. Si no hay enzima, no hay pardeamiento”, añade el investigador, que en 2011 participó en el trabajo de la secuenciación del genoma completo de la papa.

“El corte o pelado, así como los daños mecánicos sufridos durante la cosecha, transporte y almacenamiento, llevan a que se generen muchas pardas o negras producto de la oxidación, condiciones que provocan pérdidas para el consumo y la industria”, afirma Matías González, becario del Conicet y parte del proyecto.

Hasta el momento, del total de las plantas que editaron los investigadores, cerca del 15% mostró cambios en la secuencia de este gen. “Este logro es la base de las nuevas técnicas de mejoramiento genético que nos permite hacer lo mismo que se hizo durante años mediante el mejoramiento convencional, pero de manera más rápida y precisa”, señaló Feingold.

La papa es el tercer cultivo en importancia a nivel mundial, después del trigo y el arroz. En la Argentina se producen anualmente 2,43 millones de toneladas. Con este avance, se espera poder controlar y reducir las pérdidas económicas, tanto para la producción como para la industria. En la industria, que haya una mayor ventana de tiempo entre el pelado de papas y el inicio del proceso productivo, puede ser clave para mejorar los procesos y evitar descartes.

Fuente: www.clarin.com

Comentarios

comentarios

No comments

Deja un comentario

EL TIEMPO
8°
nubes rotas
Humedad: 75%
Viento: 2m/s SSO
Máx: 7 • Mín: 7
10°
Lun
11°
Mar
12°
Mie
13°
Jue
Weather from OpenWeatherMap