Mirador Virtual Mobile

Monseñor Marino celebró a Santa Teresa de Jesús

El obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino; presidió la celebración en honor a Santa Teresa de Jesús, en el marco del cierre del quinto centenario del nacimiento de esta santa, reconocida como “doctora de la Iglesia”. La eucaristía, concelebrada por varios sacerdotes de la diócesis, se realizó en el monasterio de las hermanas Carmelitas Descalzas, ubicado en Marcos Sastre y Mansilla, contiguo a la Villa Marista. Decenas de fieles se dieron cita en el bellísimo templo, un lugar de paz y silencio; y fueron recibidos por las religiosas contemplativas que allí viven.
“Al cerrar la conmemoración del Vº centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, en este Año de la Vida Consagrada, nuestra mirada hacia un pasado de gloria no nos lleva a detenernos en la arqueología, sino a reavivar nuestra fe, descubriendo que Dios nos sigue llamando a la perfección evangélica también en las circunstancias tormentosas del mundo presente”, inició diciendo en su homilía el obispo.

Luego, destacó uno de los aspectos de la “doctrina teresiana”: la perfección evangélica, y manifestó que, “es el camino que ella descubre para transformar este mundo. Ella supo unir su anhelo de perfección con su amor a la Iglesia y su misión de entregar su vida por ella”. “En lenguaje del Papa Francisco, podríamos decir que ella es, desde su vocación específica, modelo de una ‘Iglesia en salida’. Ella es sensible no sólo ante el desgarro interno de la Iglesia, sino que es capaz de conmoverse profundamente ante el relato de los misioneros en América”, expresó monseñor Marino.

Más adelante, el pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata, destacó dos rasgos importantes de la doctrina de Santa Teresa de Jesús: “la humanidad de Cristo”, presente en su vida espiritual y sus escritos; y también sobre la oración, a la que definió como “tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”. De este modo, conecta espontáneamente la oración con el ejercicio de la caridad. La oración es cuestión de amistad, cuestión de amor y trato amoroso y esponsal con Dios”.

Finalmente, Marino agradeció a las monjas y las bendijo, “queridas Hermanas Carmelitas, gustaba la santa Madre llamar a las casas que fundaba ‘un palomarcico de la Virgen nuestra Señora’. Quiera el Señor que desde este rincón de la diócesis puedan ustedes imitar a la Madre de Dios y contribuir a la renovación y fecundidad de nuestra acción pastoral”.

La eucaristía dio el cierre a las actividades que se realizaron en el marco de los 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, conferencias, encuentros, entre otros. Asimismo el día anterior, se realizó una propuesta denominada “pinceladas teresianas” a cargo de la hermana Analuisa, quien destacó la figura de Santa Teresa y luego se rezaron las vísperas junto a todos los fieles presentes.

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta