Mirador Virtual Mobile

Premiaron en Mar del Plata a un grupo de cirujanos tucumanos

Los médicos, residentes del Sanatorio Rivadavia, alcanzaron el máximo galardón de un congreso realizado en Mar del Plata. Un extraño caso.

Por séptima vez, médicos residentes de Cirugía General del Sanatorio Rivadavia obtuvieron el primer premio en el último Congreso Argentino y Latinoamericano de Residentes de Cirugía realizado en Mar del Plata.

Alcanzaron el máximo galardón con el trabajo “Síndrome de Bouveret: abordaje laparoscópico”, que presentaron en formato de video tanto la cirugía laparoscópica realizada en Tucumán, como la descripción de la enfermedad.

“Se trata de una complicación rarísima de la vesícula con litiasis (piedras) que está muy enferma, y que después de varios ataques se pega con el sector del intestino llamado duodeno mediante una fístula (un agujero). Cuando a través de la fístula colecistoduodenal pasa un cálculo de gran tamaño (en este caso fue de 8 cm) y queda atascado en el duodeno obstruyendo el intestino, se denomina síndrome de Bouveret. Si el cálculo hubiese sido más chico y se hubiera seguido desplazando por el intestino, nos hubiéramos topado con el cuadro llamado íleo biliar”, precisaron en su visita la LA GACETA los médicos premiados Matías Luján, Mariano García, Emilio Molé, Mario Meyor, Gustavo Carrizo, Roberto Carreño, Gustavo Yapur, Inés Gelatti (jefa de residentes), Ezequiel Silva y Cecilia Espinosa. Vinieron acompañados por los médicos instructores y coautores del trabajo, doctores Ricardo Vega y José Luis Sarsano.

Comentaron que en la literatura mundial hay unos 300 casos publicados sobre el síndrome de Bouveret, que datan de la época en que se resolvía el problema con cirugías abiertas. Esto indica que se trata de una complicación muy rara, que se presenta dentro de un cuadro muy frecuente como lo es la litiatisis de vesícula, y en pacientes añosos, diabéticos, muy complejos por las patologías asociadas que presentan. “En nuestro medio, el 30% de las vesículas enfermas tienen cálculos, y por primera vez nos tocó resolver un síndrome de Bouveret y lo hicimos con éxito por vía laparoscópica”, aclaró el doctor Vega.

Los médicos galardonados estiman que el jurado del congreso los premió no sólo por el valor intrínseco del trabajo, sino también por la línea de investigación que siguen en la residencia. “Nosotros no podríamos haber resuelto este problema por vía laparoscópica sin haber tenido previamente una preparación y un adiestramiento progresivo en la técnica, sin una sólida curva de aprendizaje que incluye el manejo de la patología biliar compleja, apertura de intestino, sutura, etc.

Trabajamos en forma sistemática y siguiendo una secuencia con rigor científico: experimentamos en animales, en simuladores y finalmente en seres humanos. Creo que esta forma de trabajo influye a la hora de la calificación”, reflexionó el doctor Molé.

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta