Mirador Virtual Mobile

PRESUPUESTO 2019: LUZ Y FUERZA RECHAZA EL AJUSTE Y EL ACHICAMIENTO DEL ESTADO

Esta semana se discutirá en el Congreso de la Nación el proyecto de ley del “Presupuesto 2019”
considerada “la ley de leyes” porque refleja los gastos y recursos fiscales del Estado Nacional para
todo el año.
En el proyecto anunciado por el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, hace algunas semanas, se
pueden observar que el AJUSTE es la principal intención que tiene el Gobierno de
Mauricio Macri para toda la población.

Desde las organizaciones sindicales, centrales de trabajadores, movimientos sociales y populares, y
amplios sectores de la sociedad argentina, RECHAZAMOS ROTUNDAMENTE ESTE
PROYECTO DE PRESUPUESTO, que sólo tiene el objetivo de contar con el visto bueno
del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El acuerdo de endeudamiento con el organismo necesita como condición indispensable el ajuste del
gobierno en el Presupuesto 2019. Y la receta que utilizan las autoridades nacionales son las mismas
que vimos y sufrimos tantas veces en Argentina y en varios países de la región y del mundo: ajuste
en las áreas más sensibles y de las que se necesita la mayor presencia de un Estado activo,
generando mayor pobreza, exclusión y pérdida de soberanía.

PERDEDORES: TRABAJADORES Y SECTORES POPULARES
El proyecto de Presupuesto que rechazamos, tiene previsto fuertes recortes en el gasto social
correspondientes a las áreas de prestaciones de la Seguridad social, Educación, Salud, Promoción y
asistencia social, Trabajo y Vivienda y urbanismo.
Analizando el proyecto de ley se observa:
– Fuertes recortes en los principales programas destinados a la generación de empleo. Menos
recursos para Formación y Regulación de la Política Laboral y para la Regularización del
trabajo. También se achican las partidas para Acciones de empleo, Acciones de capacitación
laboral, y Fiscalización del cumplimiento de la ley de riesgo del trabajo.
– Reducción en la cantidad de prestaciones de la seguridad social (asignaciones por hijos,
ayuda escolar, pensiones no contributivas, entre otras).
– Achicamiento del presupuesto en Educación y Cultura: por la inflación de este 2018, la caída
en términos reales de las partidas en esta área será del 15 por ciento para el 2019.
– Menos presupuesto para Salud: después de extinguir el Ministerio de Salud para convertirlo
en Secretaría, ahora proponen achicamiento en las partidas para programas de Atención a
la madre y el niño, Salud familiar y comunitaria, Prevención y control de enfermedades
endémicas, Desarrollo de la atención médica, Planificación control y estudios relacionados
con la salud, y la partida para Investigación y desarrollo de laboratorios de producción
pública. Además se asignan menores partidas a los principales hospitales públicos
nacionales.
– Menos presupuesto para programas de Promoción y Asistencia Social y para los rubros de
Acciones de vivienda y Desarrollo Urbano y Acciones del programa Hábitat Nación.

GANADORES DEL MODELO
Sin embargo, no todo es RECORTE. Mientras los funcionarios se la pasan hablando de alcanzar
el “déficit cero”, por otro lado se aumenta un 82 % el presupuesto destinado a pagos de intereses
de deuda pública y 49 % lo dirigido a intereses de deuda.
En total, se destinarán $ 596.065 millones a satisfacer las necesidades de los especuladores y
organismos internacionales de crédito, sólo en concepto de intereses de deuda. Los intereses crecen
su representación en el gasto total, de 13,6 % en 2018 a 18 % en 2019.
Este monto EQUIVALE A 5 VECES EL GASTO EN SALUD, 3,25 VECES EL GASTO EN
EDUCACIÓN, CASI 16 VECES EL GASTO EN CIENCIA Y TÉCNICA Y LA MITAD DEL GASTO
ANUAL EN JUBILACIONES Y PENSIONES.
BASTA DE AJUSTE
Desde el Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata, pertenecientes a la Federación de
Trabajadores de la Argentina (FeTERA) y a la CTA Autónoma denunciamos y rechazamos
rotundamente este proyecto de ley.

No podemos convalidar este presupuesto de ajuste y ataque a las clases más castigadas. El actual
modelo neoliberal sólo ha generado despidos, cierres de fábricas, inflación, pérdida de poder
adquisitivo, precarización laboral, ataque a los derechos de trabajadores y trabajadoras y una
profunda crisis económica y social de dimensiones gigantescas.

Por eso, quienes siempre estamos en defensa de la soberanía nacional y los derechos de la clase
trabajadora, no vamos a tolerar la injerencia del FMI en las decisiones de los argentinos que sólo
perjudican a la mayor parte del pueblo. Este modelo nos conduce a un abismo. No debemos
aceptarlo. Debemos organizarnos, unirnos para derrotar a este modelo de ajuste y exclusión.

Comentarios

comentarios