Mirador Virtual Mobile

Scioli dijo que Macri en casi 10 meses «llevó al país a una depresión económica profunda»

El ex gobernador bonaerense señaló que las políticas actuales generaron una caída del PBI, la construcción y la industria.

El ex gobernador bonaerense Daniel Scioli afirmó que el presidente Mauricio Macri en casi 10 meses de gestión «llevó al país a una depresión económica profunda» y dijo que «no es así como dijo en la ONU (Organización de Naciones Unidas) que era esto o volver al 2001, había otro camino».

«Llevó al país a una depresión económica profunda, con caída del PBI, la construcción, la industria y con esa vara tan baja, sale a decir que vamos a estar mejor», enfatizó Scioli en nota con el diario Clarín.

El ex candidato presidencial sostuvo que la alternativa al camino elegido por Macri era en principio «encarar la sustitución de importaciones», porque aseveró que «ahora estamos sustituyendo industria local por importados».

«Lo advertí en el debate y decían que era campaña del miedo pero era campaña de la verdad. Yo no acepto que el Presidente diga sobre la pobreza: “Mídanme a partir de ahora”, porque va a cumplir un año de gestión y hay un millón y medio de pobres más, porque se cerró una paritaria debajo de la inflación. Pasamos del nivel más bajo de desocupación a hablar de un paro general», enfatizó.

Al ser consultado sobre se trata de «la concepción de Macri o son errores» el desarrollo global de su gestión económica, respondió que «es la concepción de que la economía no es viable sin salarios bajos. Por eso cuestionan el exceso de consumo».

«Hay cosas que me gustan. Que haya Foro Empresario, una agenda internacional intensa, que se completó la Corte suprema, un esfuerzo por el federalismo. Y que el Congreso haya corregido leyes del Ejecutivo. Ojalá el gobierno reoriente un mayor esfuerzo a lo social, a los más vulnerables. Y que haya inversión real. Hasta ahora, la mayor rentabilidad fue en el sector financiero», señaló desde otro ángulo.

A casi de un año de haber sido derrotado en segundo turno por Macri, Scioli dijo que pensó «mucho en lo que pasó» y manifestó que llegó a la conclusión que «la palabra cambio fue convocante».

Scioli prefirió durante la entrevista no detenerse en aspecto del pasado electoral y, en particular, del rol que cumplió la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner como factor desequilibrante.

«El candidato, y los que encabezamos, desarrollamos nuestra campaña y el mensaje. Sería simplificar que responsabilice a otro. Como si cuando tuve el accidente (en lancha, donde perdió el brazo), le hubiese echado la culpa a la ola…», dijo inicialmente.

Agregó que «Cristina terminó su mandato. Yo quiero hablar del presente y del futuro» y señaló sobre el presente de la ex mandataria que «ella dijo que está trabajando como militante. Punto».

Sobre su futuro, manifestó que se imagina «sumando, buscando unir y atento a la demanda de la elección. Esto es cambiante. Pasó en el 2015: un año antes parecía que el presidente era Massa, un mes antes que era yo y al final fue Macri».

Dijo que «hubiese sido una falta de respeto al voto popular» haber pensado en retirarse de la política y añadió que «cuando uno obtuvo más de 12 millones de votos, debe acompañar y defender».

El vicepresidente del Partido Justicialista planteó como «desafío» reconstruir el caudal electoral que consiguió el año pasado (12 millones de votos) y aseveró que «se está en ese camino».

«A mí me gusta el peronismo en ebullición: me gusta ver al Grupo Esmeralda por acá, al grupo Fénix por allá… El peronismo debe renovarse y generar en la gente la sensación de que si no le va bien, hay alguien que lo puede sacar adelante», subrayó.

En el mismo sentido, Scioli señaló que cree que «la sociedad nos va a decir a los peronistas “únanse”. A Cambiemos le decían «únanse en contra de», a nosotros nos van a decir “únanse, a favor de». La elección de 2017 va camino a polarizarse entre las dos visiones del país».

«Como decía Perón, hay que actualizarse, renovarse. Lo malo sería que el peronismo no esté en ebullición, más allá de divisiones y tensiones. Después se verá cómo está la economía, qué dice la gente», indicó.

Respecto del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, dijo que en lo personal no deja «afuera a nadie» de una eventual construcción política y agregó que «la sociedad va a ser clara: va a decidir que siga este cambio o que se reoriente el rumbo».

También, señaló que «los gobernadores deben hacer viables sus provincias y es comprensible que sean más más conciliadores. Y el peronismo tiene que ser una oposición que no obstruya, por eso el rol de Miguel Ángel Pichetto es importante».

Además, aseveró que hay «mucha hipocresía» en el espectro del peronismo pues afirmó que «hay tantos que hablan por teléfono y se juntan con Cristina pero no lo dan a conocer. Que no me vengan a correr ahora cuando antes me castigaban duro porque decían que no era suficientemente K».

Fuente: Telam

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta