Mirador Virtual Mobile

Su mujer denunció que había desaparecido y lo encontraron en Catamarca con su amante

El hombre había salido de su casa el 7 de marzo último, para participar de «un encuentro religioso», según explicó a su concubina. Desde entonces nadie supo nada de él y se inició una intensa búsqueda que concluyó ayer con el sorpresivo hallazgo.

Santiago del Estero: Desde mediados de marzo, la desaparición de un empleado público mantenía en vilo a su familia, a la Justicia y a la Policía que trataban de dar con su paradero.

Numerosas versiones comenzaron a circular e incluso se llegó a temer lo peor. Sin embargo, el hombre fue descubierto ayer en la provincia de Catamarca, donde estaría comenzando una nueva vida con una nueva pareja. Después de semanas de búsqueda, personal de la División Trata de Personas de la Policía de Santiago del Estero, logró ubicar a Hugo Raúl Díaz, de 60 años, empleado del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (Ipvu).

Según informaron fuentes policiales, tras ser ubicado, prestó declaración testimonial y manifestó que se encontraba en la provincia de Catamarca por su propia voluntad, y que no se encontraba desaparecido, sino que había decidido comenzar una nueva vida con su nueva pareja, 20 años menor.

La historia del empleado santiagueño tomó carácter público a mediados de marzo, cuando su concubina se hizo presente en la Seccional 10ª y manifestó que el hombre estaba desaparecido. Según había manifestado la mujer, (40), Díaz había partido desde su casa en un barrio capitalino, manifestando que participaría de un viaje con un grupo religioso, con el que recorrería las provincias de La Rioja, San Luis y Mendoza. De esa manera partió el 7 de marzo, y prometió volver el 17 del mismo mes. Nada le parecía extraño a la concubina (su segunda mujer), pero comenzó a sospechar que algo ?malo? sucedía ya que el hombre dejó de comunicarse con ella. Ni mensajes de texto, ni llamadas. Llegó el 17, el día que el empleado del Ipvu debía regresar, pero esto no sucedió. La mujer les consultó a los hijos del primer matrimonio del hombre si sabían algo, pero éstos también desconocían la situación del vecino del barrio Industria.

Pasaron los días y ante la falta de noticias, la concubina se hizo presente en su trabajo, y para su sorpresa allí le informaron que el «ausente» se había presentado los días 18 y 19 a trabajar, pero luego había solicitado licencia médica. Ante esa situación, la mujer se trasladó hasta la Comisaría 10ª y solicitó la ubicación del paradero de Hugo Raúl Díaz. A partir de ese momento, tomó intervención la Justicia del Crimen de Primera Nominación, y se le dio participación a la División Trata de Personas. Tras las averiguaciones realizadas, una comisión de la mencionada División partió a la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, donde lograron ubicar al «prófugo» en un inmueble del barrio El Jumial.

El hombre se encontraba en perfecto estado y fue trasladado hasta una dependencia policial de la vecina provincia, donde prestó declaración. Los investigadores confiaron que el empleado público explicó que se fue por su propia voluntad, que tenía una nueva pareja -una mujer de 37 años- y que había decidido iniciar una nueva vida. Posteriormente fue revisado por un médico, y tras constatar que gozaba de buena salud, por disposición de la Justicia interviniente recuperó su libertad y quedó en suelo catamarqueño.

Fuente: El Liberal

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta