Mirador Virtual Mobile

Un delincuente tomó de rehén a una empleada de un kiosco de Tandil

Un sujeto que habría ingresado con fines de robo a un kiosco ubicado en Avenida Buzón frente a la Terminal, fue descubierto mientras cometía el hecho y se atrincheró dentro del comercio, donde mantuvo por espacio de una hora a una joven de rehén, a la que amenazaba con un cuchillo. Se trata de una persona oriunda de Mendoza que llegó a la ciudad para ver el recital del Indio Solari
Aproximadamente a las 22 horas, el individuo, de entre 35 y 40 años, ingresó al kiosco y aparentemente tras intentar robarlo (los investigadores aún no determinaron si ese fue su objetivo inicial), tomó de rehén a la mujer que atiende el comercio y ambos permanecieron encerrados en el mismo, ante el arribo de una fuerte presencia policial.

El malviviente demandó la presencia de cámaras de televisión y del fiscal de turno, que llegó al lugar, en el que se montó un operativo policial, que incluyó el corte del tránsito sobre Avenida Buzón, entre Pinto y Belgrano.

Tras largos momentos de tensión y mediante una negociación que encabezó el Comisario Mayor Eduardo Quintela, se logró que el sujeto, identificado como José Alberto González, oriundo de Mendoza, quien, según la policía, estaba ebrio o bajo los efectos de alguna sustancia, depusiera su actitud.

Esta persona comenzó a exigir la presencia de cámaras de televisión como garantía de que sería bien tratado en caso de entregarse y así, arribaron al lugar los camarógrafos de diferentes medios de comunicación de Tandil y la zona.

Además, la policía logró contactar telefónicamente a la madre, quien también colaboró para que González liberara a la joven a la que mantenía agarrada del cuello, apoyándole un arma blanca.

Luego de entregarse, el individuo fue trasladado a una dependencia policial, en tanto que la trabajadora debió ser llevada al hospital, presa de una fuerte crisis nerviosa.

De acuerdo al testimonio del Comisario Quintela, una vez que terminó el episodio, alrededor de las 23 horas, González manifestó que estaba varado en la ciudad, a la que llegó para el recital del Indio Solari, que no tenía cómo regresar a su casa y que estaba siendo maltratado en Tandil. “Incluso llegó a decir que lo querían matar, pero estaba bajo los efectos de alguna sustancia, muy alterado”, indicó el Coordinador Departamental de Policía.

Fuente: abchoy.com.ar

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta