Mirador Virtual Mobile

UTHGRA Seccional Mar del Plata te sugiere: ¿Cómo elegir la mejor Carne para el asado?

En el momento de elaborar el más destacable asado no sólo es requisito ser un óptimo asador y tener entendimientos sobre el manejo de la cocción a la parrilla, o elegir bien las maderitas, leña o carbon que usemos para encender nuestro fuego y hacer unas excelentes brasasm sino que además es importante entender seleccionar los especiales cortes de carne y asegurarse de que sean de excelente calidad

Los cortes vacunos más populares para la parrilla son: tapa de asado, vacío, entraña, tira de asado (costilla), matambre, bife de chorizo, ojo de bife, picaña, lomo y otros cuantos más que son menos populares. Si vas a usar cerdo las principales piezas son el solomillo, la paleta, el costillar y la cinta de lomo o, mejor todavía, el lechoncito que lo cocinamos entero. Si en cambio estás con ganas de comer un buen cordero, te sugerimos las paletillas, piernas y el carre que son las partes más deliciosas que poseee.

Puntos a tomar en cuenta en el momento de seleccionar la carne:

Lo primero que tienes que tomar en cuenta cuando vayas a la carnicería es que la carne esté fría, sin olor ácido o descompuesto y sin aspecto viscoso o pegajoso en la área. El color de la carne de vaca o cordero debe ser rojo y la de cerdo debe ser rosa. Si encuentras un color marrón, verdoso o gris la carne indudablemente está en estado deplorable.

Cuando hayas decidido qué corte usar, escoge uno que tenga precisamente el mismo espesor en toda la parte, para que se cocine parejo y no queden partes más duras que otras. Un corte angosto (de menos de 2cm) es simple de quemar o cocinarlo de más. Lo mejor es que tenga entre 3,5 o 4 cm de espesor, para que no se queme ni quede crudo por dentro. Además, si deseas que todos los cortes que elijas tengan más o menos el mismo tiempo de cocción, intenta que sean todos del mismo tamaño.

Busca cortes que tengan grasa en la carne (en forma de líneas blancas). Esto facilita que el asado quede más sabroso, despacio y jugoso. La grasa se derrite a lo largo de la cocción por lo cual no queda gomosa ni dura y deja una carne despacio. Te sugerimos que tampoco le quites la grasa exterior a los cortes debido a que ésta asiste para que la carne quede jugosa y mantenga su forma.

Comentarios

comentarios

No comments

Deja una respuesta