Mirador Virtual Mobile

Vidal ordenó frenar la legalización de Uber pero los tacheros no le creen

Luego de la polémica desatada en torno al proyecto del diputado Guillermo Castello para regular las redes de transporte a través de plataformas electrónicas, la gobernadora María Eugenia Vidal ordenó planchar la iniciativa para evitar la protesta de remiseros y taxistas en las grandes ciudades de la provincia.

Si bien el proyecto contemplaba prácticamente todos los puntos que los gremios y asociaciones de taxistas planteaban como objeciones al arribo de Uber, como el control sobre los vehículos, el pago de impuestos, la capacitación de los choferes, etc., las amenazas de medidas de fuerza se multiplicaron en toda la provincia en las últimas horas.

Es que taxistas y remiseros habilitados aprovecharon el debate para reclamar que se combata el transporte ilegal como primera medida, para recién después pensar cómo regularizar las redes de transporte en el territorio bonaerense.

«Vamos a paralizar la provincia», había anunciado Juan Carlos Berón, del sindicato de taxistas de la ciudad de La Plata y en el mismo sentido se había manifestado su par marplatense, Miguel González, que además aseguró que el diputado Castello «no conoce» el sistema de transporte de su propia ciudad.

El proyecto iba a ser debatido en la cámara baja después del receso invernal, pero ante la movilización y el rechazo que provocó entre propietarios de vehículos de alquiler y trabajadores de ese sector, Vidal decidió dar marcha atrás y suspender su tratamiento, como forma de descomprimir la situación.

Es decir que por el momento la posibilidad de utilizar o no aplicaciones como Uber estará sujeta a las decisiones de la Justicia, que en algunos casos falló en contra de su legalidad, aunque según el legislador “lilito”, hay 2 millones de personas que se descargaron la aplicación en la provincia y por eso es necesario regular su uso. Sigue en pié la movilización provincial anunciada para el 1 de agosto.

 

Comentarios

comentarios