Mirador Virtual Mobile

Despistes en la costa: “El cordón es una complicación, si no se mejora ese ángulo de 90º”

La zona de Playa Chica fue tema central en este último tiempo, ya que en menos de 50 días tres autos cayeron al vacío estrellándose contra las rocas frente al mar. Por suerte, ninguno de los tres sinestros viales terminaron con pérdidas humanas, pero la recurrencia del hecho ya preocupa a los marplatenses.

Portal Universidad dialogó con Héctor Ragnoli, perito verificador de siniestros viales y asesor en la Secretaría de Educación Municipal en la Formación Docente para la Educación Vial, sobre por qué hay tantos siniestros viales en este sitio de la ciudad y qué se puede hacer para prevenirlos. “Siempre hubo casos de despiste en esa zona, solo fueron cambiando las mecánicas de ocurrencia”.

Hace un tiempo se realizó una intervención vial, “un cordón de unos 16 o 20 cm de altura con un ángulo de 90º. Es un ángulo agresivo que al tocar el cordón inmediatamente el auto sale despedido“, a lo que Ragnoli agregó que “antes de estar el cordón, sucedían más accidentes en sentido norte a sur, por evasión de carril con choques frontales, vuelcos o terminaban en la vereda”.

El especialista explicó que “el ser humano tiene un segundo de reacción. Si venís a 60 km/h, recorres 16 metros por segundo, ante un imprevisto, que alguien te encierre o que tuviste una distracción por el uso del celular, golpeas contra el cordón y el tiempo de reacción te consumió 16 metros, ya estás abajo en las piedras”.

Frente a esta situación propone dos intervenciones: “Primero sacar ese ángulo de 90º o eliminarlo totalmente, de esta forma el auto no sale despedido sino que va a provocar un leve levantamiento. Por otro lado, con una curva tan cerrada siempre hay que pensar en el error humano, habría que hacer una contención para que alguien que no respete las normas de tránsito y en la curva se despiste, no termine matando a gente”.

De esta forma indicó que “habría que poner un guardarrail para prevenir lesiones graves, va a consumir parte de la energía cuando un auto se desplaza y de paso proteger a los que están caminando por la vereda”.

“En definitiva el cordón es una complicación, si no se mejora ese ángulo de 90º y la curva que es riesgosa para los que caminan, si no se hace una contención puede agravar las consecuencias para los que circulan por el carril”, destacó.

Haciendo referencia a la colocación de un guardarrail, una valla de protección, afirmó que “hay que hacer si o si una contención y tiene que ser diseñada donde exista una determinada elasticidad para consumir parte de la energía”.

En un accidente ocurren tres fases, “primero impacta el auto, después el cuerpo contra las partes internas del auto y después todos los órganos del cuerpo en movimiento y la desaceleración, pegan sobre distintas partes rígidas del cuerpo”.

“Para que no se produzcan lesiones graves, siempre hay que buscar que la desaceleración sea elástica, como sucede con el cinturón que no es rígido totalmente. A determinada velocidad no hay nada que pueda salvarlo ni el airbag ni el cinturón, ni la deformación progresiva de la carrocería”, finalizó Héctor.

FUENTE: Portal Universidad

Comentarios

comentarios