Mirador Virtual Mobile

El proyecto de Policía de Seguridad Vial suma adhesiones ante un marco trágico

Frente a las negligencias e irregularidades que continúan ocurriendo luego de decenas de siniestros automovilísticos, la insistencia por la necesidad de crear una Policía de Seguridad Vial en Mar del Plata sigue en pie. Ya en el 2019, durante la intendencia de Arroyo, el fiscal Rodolfo Moure había presentado un proyecto que proponía que la Policía de la Provincia de Buenos Aires formara un cuerpo de policía vial con dependencia de directivas del intendente.

Portal Universidad dialogó con Héctor Ragnoli, perito verificador de siniestros viales y asesor en la Secretaría de Educación Municipal en la Formación Docente para la Educación Vial, quien comentó los inconvenientes del poder del cuerpo de tránsito municipal y sus posibles soluciones.

El principal problema surge debido a la falta de recursos del cuerpo de tránsito municipal. El especialista aseguró que “en Mar del Plata no contamos con una cantidad suficiente de tecnología, personal humano, ni automotor como para manejar una ciudad que tiene casi 400 mil vehículos, más de 130 mil motos y 100 mil bicicletas. Sin embargo, la falta de presupuesto complica aún más el panorama“.

En la mayoría de los países del mundo, “a tránsito lo maneja policía” confirmó Ragnoli. “Por ejemplo, en Chile lo opera carabineros, en España la Dirección General de Tráfico, Miami tiene policía municipal, entonces tienen poder de actuación. Nuestro problema del cuerpo de tránsito municipal es que, al no estar integrado dentro del proceso penal, porque ni siquiera están como auxiliares de la justicia, no tienen poder de actuación“.

A modo de ejemplo, uno de los casos de accidentes de tránsito en la costa fue determinado como homicidio culposo porque “quien conducía había dado 1,38 de alcohol en sangre. Luego de 5 horas del hecho, policía decide hacerle otro test de alcoholemia, el conductor se niega y como la primera muestra la había realizado el cuerpo de tránsito sin supervisión, no se incorporó en el proceso penal. Ese es el problema” explicó.

El asesor declaró que, además, no se pueden estar haciendo controles y persecuciones con personas que no tienen poder de policía, que no están armados y que no tienen poder de detención. “Si alguien evade un control, es común que salgan los motoristas de tránsito a perseguirlo pero terminan accidentados. No hay una armonía de trabajo” reveló.

Una posible solución sería plantear un consenso a nivel país, “esto tiene que ser algo vertical, deberían ser reglas de tránsito uniformes a nivel nacional. Si bien pueden tener alguna variación, todas las estadísticas se acumulan de manera inmediata, todos deberían hablar el mismo idioma. Esa es la diferencia y eso sería lo bueno” afirmó Ragnoli.

FUENTE: Portal Universidad

Comentarios

comentarios