Mirador Virtual Mobile

Panaderos avisan por la suba del pan, pero ahora le echan la culpa al gobierno y no al trigo

El precio del trigo podría aumentar de forma significativa, pero esta vez no habría forma de echarle toda la culpa al precio del trigo de los aumentos que se anuncian en los precios del pan. El único culpable sería el gobierno.

Desde la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires explicaron que la perspectiva de cortísimo plazo no es buena y que habrá aumentos mayores en los precios del pan -se habla de hasta 400 pesos por kilo- de forma inminente, debido a las políticas oficiales. Por eso reclaman bajas de impuestos.

Desde la entidad dijeron que en agosto los costos del sector se incrementaron 5% y para septiembre se espera otra suba de al menos 6%, “sin contemplar el efecto de las tarifas de los servicios públicos”.

Los panaderos manifestaron sus dudas respecto al futuro del Fideicomiso para la harina de trigo (el llamado FETA) y dijeron que si se eliminara este subsidio este derivado de la molienda del cereal se encarecería “hasta 25%”.

Pero como amenazas más les preocupa un incremento del 100% “en el importe pagado por las tarifas de los servicios públicos lo que representa otra suba en el costo del 5%”.

Si se elimina el subsidio a la harina, calculan los panaderos que el precio de referencia del kilo de pan sería de 365 pesos, pero con la quita de los subsidios a la energía ese mismo valor se iría a 430 pesos. La suba sería de 17% entre un caso y otro.

Por eso creen que hay muchas empresas y comercio en riesgo de extinción: “En un contexto de alta inflación es necesario actualizar y hacer un seguimiento de los costos, dado que de no ser así en el mediano plazo puede llevar a situaciones pérdida de rentabilidad y posible cierre del establecimiento”.

Para compensar esto dicen que sería más que conveniente y hasta necesario eliminar impuestos, algo que vienen reclamando desde el sector agropecuario y cámara empresarias de la agroindustria debido al alto peso de la carga fiscal en los diferentes estamentos del Estado.

“Dado que el pan está gravado con IVA del 10,5% e Ingresos Brutos y demás tasas municipales, ´la por parte del mismo permitiría una baja de alrededor del15% en el precio del pan”, avisaron.

En el escenario que plantea el gobierno, sin subsidio a la harina y con suba de tarifas públicas se reordenan la participación de los costos del negocio.

“La mano de obra deja de significar el 50% y cae al 43%, la harina pasa del 18 al 27% y y los servicios públicos duplican su participación”.

En cualquier caso, queda en evidencia que la harina sigue teniendo una participación baja respecto de otros rubros del sector, además hay que destacar que el estudio no contempla el costo del alquiler de los locales.

FUENTE: Bichos de Campo

Comentarios

comentarios