Mirador Virtual Mobile

«Queremos que nos consideren esenciales para ponerle voz a los jardines maternales que nuevamente comienzan a luchar por sobrevivir a la pandemia»

Docentes autoconvocadas de jardines maternales piden regresar a las clases presenciales.

«En el 2020 la pandemia se llevó el cierre de muchísimos jardines maternales a nivel nacional, mientras que unos pocos lograron sobrevivir. Hoy con una nueva suspensión de la presencialidad queremos ponerle voz a todos los jardines maternales que nuevamente comienzan a luchar por sobrevivir a la pandemia. Queremos que nos consideren esenciales por todo lo anterior desarrollado. Porque cuando una familia decide inscribir en el jardín a su hijo desde temprana edad es porque debe salir a trabajar, confiándoles su tesoro más preciado», explicaron.

A través de un comunicado, indicaron que «las instituciones que componen el primer ciclo del nivel inicial (45 días a 2 años) surgen a partir del reconocimiento a la importancia de los primeros años de vida de los niños y la necesidad de generar un ambiente seguro, donde durante su desarrollo, le brinden oportunidades de juego, exploración y aprendizaje para adquirir confianza e independencia», y añadieron «los jardines maternales son parte del sistema educativo que regula, estableciendo su función primordial, la enseñanza a las generaciones más jóvenes. Esta delineado por un diseño curricular que pretende contribuir al planeamiento de acciones y prácticas educativas que tomen en cuenta la diversidad de instituciones, docentes, alumnos y familias existentes, respondiendo a sus necesidades y demandas».

«Los niños viven en una sociedad compleja y diversa y requieren la presencia de un adulto comprometido con las acciones de educar a las generaciones más jóvenes. Se trata de crear y sostener vínculos cálidos, estables y de respeto mutuo y así promover la posibilidad de educación a los pequeños», sostuvieron.

Asimismo, dejaron en claro que «el jardín maternal no reemplaza a la familia ni sustituye afectos, sino que acompaña a la familia mostrando opciones, posibilitando la visión de diferentes perspectivas, favoreciendo la construcción de la identidad del sujeto-niño como un ser único y perteneciente a un contexto particular. Valora las individualidades mediante el respeto de las historias personales, acompaña la construcción de valores y de solidaridad, cuidando de sí mismo y de los otros».

«Recibimos hijos de personas esenciales, ya que todo trabajo es esencial si le da comida y hogar a una familia, y necesitan que sus hijos queden en un lugar seguro. Y el jardín maternal es un lugar seguro, no solo por las prácticas de higiene, alimentación y descanso que siempre tuvieron, sino también por la incorporación de los protocolos vigentes. Cómo docentes logramos adaptarnos a ellos, utilizando máscara y barbijo durante toda la jornada, aprendiendo a sonreírles a los alumnos con nuestra mirada», puntualizaron.

Para cerrar, aseguraron que «no lograremos adaptarnos a una educación virtual para niños de tan temprana edad ¿O alguien se imagina a un bebé de 7 meses o año y medio, casi dos, frente a una pantalla participando de su clase virtual?».

Comentarios

comentarios