Mirador Virtual Mobile

Varamiento de tres ballenas francas en la costa bonaerense: recomiendan no acercarse ni tocarlos

Especialistas aseguran que este fenómeno es «muy poco usual».

La aparición de tres ballenas francas en una zona restringida y al mismo momento es un fenómeno muy poco usual. No se encontraron signos externos evidentes de ningún tipo de colisión con embarcaciones o marcas que hicieran presuponer la interacción con algún tipo de arte de pesca.

Por el estado de conservación de los cuerpos, los animales murieron en el mar y fueron traídos a la costa por efecto de las olas y la marea. Este hecho dificulta muchísimo poder llegar a un diagnóstico de muerte, si bien se tratarán de realizar análisis complementarios. En este aspecto es necesario recomendar no acercarse ni tocar animales varados por los riesgos sanitarios que ello implica, como así también evitar la presencia de animales domésticos o mascotas en cercanía con los cuerpos.

La Provincia de Buenos Aires es una zona de movimiento usual de las Ballenas Francas, ya que se encuentra en una zona intermedia entre las dos zonas reproductivas del Atlántico Sur, una ubicada en Santa Catarina (Brasil) y la más importante en la Península Valdés (Chubut). En los últimos años su presencia ha crecido, probablemente como consecuencia del aumento poblacional que se ha registrado en la especie durante los últimos años. 

La Ballena Franca Austral fue declarada Monumento Natural de la Argentina en 1984 (Ley 22351), otorgándole un estatus de protección total en aguas argentinas.

En los últimos días aparecieron en las costas del sudeste de la Provincia de Buenos Aires, el cuerpo de tres ballenas francas australes (Eubalaena australis). Las ballenas fueron encontradas entre los días 20 y 22 de octubre, y los cuerpos fueron hallados en playas de Necochea, Miramar y Chapadmalal.

 Inmediatamente se comenzaron a realizar interconsultas entre investigadores y autoridades de las tres localidades para coordinar el trabajo en paralelo, acciones articuladas por la Red de Rescate de Fauna Marina del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

En la madrugada del 21 de octubre se reportó la aparición del cuerpo de una ballena franca en la playa «El Caño», del centro de Necochea. Distintas dependencias municipales (Secretaría de Gestión Ambiental, Defensa Civil, Ente Vial, Tránsito) y con la ayuda de la empresa Neuquen Necochea, junto con Investigadores de la Estación de Piscicultura local, de la Estación Hidrobiológica del Museo Argentino de Ciencias Naturales, el CONICET y el Instituto de Conservación de Ballenas procedieron al análisis y posterior disposición del cuerpo.

En este caso se trataba de una hembra de aproximadamente 11 metros de largo, tomándose medidas corporales, muestras de piel, grasa y ectoparásitos. El estado de descomposición del cuerpo era avanzado y se realizaron tareas de movimiento y entierro del cuerpo en la misma playa donde fue encontrada.

En la mañana del mismo día, se informó la presencia de una ballena varada en la localidad de Chapadmalal, en las playas del Complejo Turístico. Como parte del accionar de la Mesa de Trabajo Interinstitucional sobre Ballenas Francas, personal del Departamento de Guardaparques del Municipio de General Pueyrredón cercaron inmediatamente el lugar, y al día siguiente se procedió al análisis del cuerpo por parte de investigadores del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET).

Se trataba de una hembra de casi 12 metros de largo, en un estado avanzado de descomposición; se realizó la toma de medidas corporales estándar y se procedió a la toma de muestras de piel y grasa para futuros estudios. Por lo particular de la zona de acantilados bajos donde se ubica el cuerpo, se hace imposible el acceso con maquinaria pesada para su entierro.

El jueves 22 de octubre se encontró flotando en cercanías del muelle del Club Náutico de Miramar en cuerpo de una tercera ballena, la que pocas horas después varó en las playas cercanas. Personal de Prefectura Naval y del Municipio de General Alvarado aseguraron el cuerpo para que investigadores de la Fundación Cethus y el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Universidad Nacional de Mar del Plata – CONICET) realizaran el análisis del cuerpo.

En este caso se trataba de una hembra de menos de 11 metros, también en avanzado estado de descomposición. Se tomaron las medidas corporales completas, muestras de piel, grasa y músculo, y de ectoparásitos. Durante el día siguiente se realizaron tareas de movimiento y entierro del cuerpo.

Fuente: mardelplata.telefe.com

Comentarios

comentarios